José León (Cheíto) quien se había quedado al mando de las guerrillas que aún sobrevivían en las montañas del Escambray comprendió muy pronto que Julio Emilio Carretero, Maro Borges y otros alzados más, entre ellos la Niña de Placetas, Zoila Águila, habían caído en la trampa que les tendiera Alberto Delgado en componenda con el G-2 y decidió ejecutarlo.

Cheíto León dio muerte al “falso colaborador de alzados” Alberto delgado por triador y haber sido el responsable de la detencion de Julio Emilio Carretero y desde ese momento sobre él y el grupo de insurgentes que le acompañaba cayó todo el peso de las Milicias Revolucionarias. Tenía al morir 22 años de edad.

Las autoridades cubanas nunca le dieron el cuerpo a la familia para darle cristiana sepultura, ni tampoco les señalaron en qué lugar lo sepultaron.

Según consta en varios escritos consultados Cheíto León murió en 25 de mayo de 1962 en la finca Jabira y fue el último comandante en los alzados. Tenía al morir 22 años de edad.