Inicio del curso escolar en Cuba una novela por entrega

La información  relacionada con el inicio del curso escolar 2017-2018 en Cuba que ha venido saliendo por estos días a cargo de la ministra de Educación parecen el libreto de una novela por entrega.

La titular ha estado recorriendo el país en las últimas semanas  y en cada provincia da cuenta de los problemas que enfrenta la enseñanza. No creo que en los siguientes días aporte nada nuevo a los capítulos del novelón.

La escasez de maestros, el pésimo estado constructivo de los locales que no se podrán abrir para el 4 de septiembre cuando inicie el curso,  la carencia de materiales escolares, la contratación por horas de  profesionales en territorios como Camagüey y La Habana, para que ejerzan la docencia forman parte de los capítulos al que este viernes se le sumó uno sin precedentes, al menos para mí.

Es el que tiene que ver con la búsqueda de soluciones al problema de la incapacidad de cubrir las aulas de la enseñanza secundaria con docentes capacitados. 

A la ministra se le ocurrió decir que van a poner en marcha un “experimento” que consiste en formar como profesores a adolescentes de 15 años que acaban de terminar el nivel secundario (9no grado) para que después de breves cursos regresen a las aulas  a darle clases a los que habían sido sus compañeros de escuela meses antes.

La matrícula para la “modalidad” que la ministra  presentó como “novedad” será de 1.000 estudiantes, y se realizará en aquellas asignaturas donde las provincias tienen identificadas las mayores demandas. No precisór cuántos años durará la formación.

Dijo que las asignaturas con mayores problemas en la cobertura son las Ciencias Naturales, Matemáticas, Historia e Idioma Inglés y las provincias más afectadas son La Habana, Matanzas, Artemisa y Mayabeque.

II

Los “emergentes” y el Destacamento Pedagógico

Como el Dictador en Jefe ya está muerto la ministra no tendrá quien le reclame por presentar como “novedosa” la idea de usar como -profesores?- a los adolescentes recién salidos de las aulas.

la-educacionencuba-8-638

El difunto fue el que “inventó” lo de los maestros emergentes en la década del 60 y luego lo de los profesores del  Contingente Pedagógico Manuel Ascunce Domenech (70 al 75) para paliar el déficit de educadores en el país.

En sus delirios el militar dictador aseguraba que con esa idea de hacer maestro,s como si fuera una fábrica de hacer chorizos, Cuba iba a ocupar “un lugar cimero en la educación” primero y en el 2000 sería una “potencia”.

Por una décadas miles  de personas que habían salido de la  enseñanza secundario en todo el país se graduaron de profesores y alcanzaron el título de licenciados en educación.

Sin embargo en el  2000 Cuba era una potencia pero no en Educación sino   en profesores que habían dejado las aulas para ir a trabajar en lugares donde pudieran ganar más dinero.

Los míseros salarios que le pagaban   no alcanzaba para el alimento de ellos y su familia, vestirse, calzarse e ir aseados a las escuelas.

Hubo egresados universitarios que corrieron con mejor suerte y encontraron puestos en el turismo, en Cultura, por citar algunos casos. Otros tuvieron que irse a  labrar la tierra o se desempeñaron como carpinteros, albañiles, artesanos, costureras y conocí casos de mujeres que se dedicaron a cuidar ancianos o casas en la capital y para eso dejaban a su familia atrás y se iban por tiempo indefinido.

 

 

Anuncios

Un semestre sin recibir clases porque “no hay maestros”

La educación es uno de los cacareados logros de la revolución que cada vez cae más bajo en Cuba. La escasez de maestros y la poca preparación de los que enfrentan la docencia son los dos problemas más serios que el régimen no puede resolver por más que quiera.

Hace dos días leí una crónica de la reportera ciudadana Daydy Hermelo de Pinar del Río acerca de lo que ocurre en la escuela primaria Andrés Manuel Sánchez Pérez, ubicada en el km 4 de la Carretera “El Guayabo”,  donde hace cinco  meses que no reciben clases los niños del grado preescolar  y los de “vías no formales” una variante en que los infantes entre 3 y 4 años asiste a unas pocas horas de lecciones, dos o tres veces por semana.

el-frente-de-la-escuela-con-gorra-uno-de-los-maestros-locales
Escuela primariaen El Guayabo /Foto Daudy Hermelo

Estamos en la segunda mitad del curso 2016-17 es común que situaciones como esas ocurran en las escuelas del municipio de Pinar del Río, destaca Hermelo.

Los padres no han dudado de quejarse a la Dirección de Educación de la localidad, pero hasta el momento no han aparecido las soluciones.

En la escuela Andrés Manuel Sánchez Pérez, hay un director que atiende 2 centros de enseñanza más por lo tanto, no cuenta con el tiempo necesario para concentrarse en los grupos que no tienen maestros, si además se tiene en cuenta que están entre 7 y 8 kilómetros de distancia una de otra”.

La reportera agregó en su informe que en esa escuela se ha podido constatar que una vez que los alumnos están en las aulas, en muchas ocasiones los cuida la auxiliar de limpieza, hasta que los retornan a sus casas sin haber recibido ningún tipo de docencia.

Hay solo dos maestros que viven en el Guayabo, una tiene que atender dos grados, el 4to. y 5to. El resto de los educadores viene a la escuela a través de un ómnibus de recorrido que los trae de diferentes lugares, cuando falla el ómnibus los alumnos se quedan ese día sin clases, precisa Hermelo.

A juicio de la reportera un gran número de profesionales de la educación ha decidido dejar su carrera y entre los motivos para el abandono de la docencia figuran el bajo salario que perciben.

A pesar de que en las ciudades hay carencias de docentes para nadie es un secreto que la peor parte  la llevan los niños que viven en zonas rurales.

El caso de Pinar del Río es uno más de tantos que hay en el país y lo peor es que no hay a donde acudir a poner una queja. Los padres saben que no hay respuestas y que en el mejor de los casos lo que malamente puede proveer el Ministerio de Educación es algún maestro muy joven y carente de la preparación que se requiere para educar.

 

Cuba “el reino del revés”

Paisajes cubanos
Paisajes cubanos
Ante la avalancha de noticias e informes relacionados con la visita a Cuba de empresarios de todas las “especies” para conectar, desarrollar e impulsar el comercio, las relaciones y los vínculos con la isla, cualquiera sucumbe y aplaude con los ojos húmedos.

Encantados van y encantados regresan a sus países los visitantes de turno que dicho sea de paso no salen del apretado marco de visitas dentro de la Habana que le ofrecen los anfitriones. Ah! y si salen un poquito más allá de la capital es a ver lo que con tiempo seleccionaron para el visitante.

Un ejemplo: si quieren ampliar conocimientos sobre la cosecha del”mejor tabaco” del mundo los llevan quizás a la única finca de país donde por carambola lograron una mínima cantidad de la hoja en la última cosecha.

Si el visitante procede del mundo de la ciencia el punto de encuentro con los “logros en la medicina y la biotecnología”siempre ha sido y será el único lugar de la isla donde
investigan los expertos del gobierno.

Igual si se trata del deporte, la educación y los proyectos de corte social.

No hay que sorprenderse. Así ha sido siempre. Ven un pedacito del “reino” que guarda debajo ua realidad con la que no le aconsejo a nadie negociar, a menos que quieran revertir el camino al progreso.

El revés del reino en Cuba no solo está en provincias y municipios. También a poca distancia de los palacios presidenciales y hoteles de lujo, por donde suelen transitar los negociantes, hay realidades que propongo visitar al que tenga ojos para ver más allá de lo que muestra el anfitrión.

II.

11 ninosPor tomar un ejemplo voy a los informes y noticias más recientes publicados en Internet relacionadas con el tema -deportes y tomo dos notas escritas por un periodista independiente y otro dependiente.

La siguiente nota la escribió un periodista independiente.

El Parque José Martí, ubicado en las inmediaciones de El Malecón habanero, se codeaba con las mejores instituciones deportivas de la capital. Pero ese fue hace mucho tiempo. Hoy se cae a pedazos. Desde hace décadas, la depauperación del Martí es visible, sin que el gobierno ponga en marcha algún plan de para recuperar esta instalación deportiva, durante años, pieza clave en la formación de muchas figuras del deporte cubano.

Allí se podía practicar, fútbol, béisbol, campo y pista; en su complejo de piscinas: natación, clavados y Polo acuático el Martí contaba, además, de un gimnasio para lucha y boxeo, y un excelente tabloncillo de baloncesto que figuraba entre los mejores de La Habana.

En el caso de periodista dependiente les propongo que le den una miradita a un reportaje publicado por la propia prensa oficialista el pasado año. Da a conocer el estado de las instalaciones deportivas en Cuba. En él una periodista dijo que de más de una 5 mil instalaciones que hay en todo el país cerca de 4 mil están en mal estado.

No acostumbro a insertar en este blog canales de video oficialistas pero aquí les dejo el enlace de un reportaje hecho hace menos de un año por si alguien quiere verlo completo.