Luis Almagro recibe a delegación de JusticeCuba

Justice Cuba - OEA #2 (2) (1)Para reportar un crimen o para más información, visita JusticeCuba.com

Un informe del Directorio Democrático Cubano con sede en Miami destaca que “en un gesto sin precedente, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, recibió ayer a una delegación de la Comisión Internacional de Crímenes de Lesa Humanidad del Castrismo, comisión que se estableció para fiscalizar los crímenes del Castrismo.  La reunión tomó lugar en la sede de la OEA, en Washington D.C. y duró más de una hora.

Por la Comisión participaron el Dr. Rene Bolio, jurista mexicano y presidente de la Comisión, el Dr. Yang Jianli, prominente intelectual disidente chino, y el Dr. Manuel Zalba, abogado español y fundador de la Red Iberoamericana Líder.

“Estamos muy satisfechos con la reunión con el Secretario General y estamos muy esperanzados con los resultados a favor de los derechos humanos que podamos lograr conjuntamente”, dijo Bolio al salir de la reunión.

“Nos sumamos a los esfuerzos por los derechos humanos y la libertad en la región encabezados por el Secretario General y vamos a seguir trabajando en la Comisión para documentar y  presentar los crímenes de lesa humanidad”, añadió Zalba.

“Saludo los esfuerzos que realiza el Secretario General y tan pronto como Cuba se libere del régimen criminal se una a las naciones democráticas ” dijo el Dr. Yang Jianli.

Estuvieron también presentes en la reunión Horacio S. García y el Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat, por la Asamblea de la Resistencia Cubana y el Directorio Democrático Cubano.

 

17834009_1420366198028166_7588823751996703754_o.jpg

Dirigentes políticos y activistas de derechos humanos de diferentes países latino americanos y europeos dieron a conocer en Miami el pasado mes de marzo la conformación de la Comisión Internacional para la Fiscalización de los Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen castrista.

La histórica iniciativa se dio conocer en el contexto de un aumento significativo de la represión por parte del Régimen castrista en Cuba, con arrestos, requisas y allanamientos de activistas por toda la Isla, así como la muerte inexplicable de varios activistas.

 

Prohibido olvidar: “Los desaparecidos del castrismo”

Los desaparecidos del castrismo es una conferencia muy fuerte pero muy necesaria en estos tiempos en que la mayoría de los cubanos de aquí y de allá sufren de una “oportuna amnesia”.

A propósito de esa conferencia les propongo que sigan la lectura de este post para que conozcan de algunos temas que no expuse ese día pero que me parecen necesarias por el contexto en que se desarrolló la misma: el Papa acababa de dejar Cuba donde sostuvo encuentros con dos figuras que representan la Dictadura en toda su magnitud y era recibido en Washington por Obama, un hombre que nació el mismo año en que esos dos seres ordenaron decenas de fusilamientos a personas inocentes en Cuba.

“Las manos de los dictadores Fidel y Raúl Castro están manchadas de la sangre de hombres y mujeres inocentes en casi todos los casos; y de la criminalidad en cientos de cubanos a los que tampoco les dieron el derecho a tener un juicio justo y ser condenados por un tribunal con todas las garantías legales que manda la justicia de los hombres.

Con relación al perdón

Y con relación al perdón he escuchado que son los victimarios los que tienen que pedir perdón a las víctimas. En estos años no he tenido noticias de que ese perdón lo hayan pedido los Dictadores de Cuba a las familias de los que murieron por la obra y orden de ellos”.

A continuación incluiré otros testimonios que en virtud del tiempo no se pudieron ofrecer durante la conferencia y son imprescindibles para entender el dolor de nosotros a los que se nos está prohibido olvidar.

Maidin Carretero además de las vivencias que tiene relacionadas con su papá Julio Emilio Carretero y la denuncia contra el régimen que nunca le informó dónde lo sepultaron también investigó el caso de la familia Ureta, y otra familia que pidió anonimato, ambas residentes en Trinidad.

-José Ureta Calzada—fusilado en 1964 en la carretera a Topes de Collantes. nunca entregaron restos a la familia ni les extendieron un certificado de defunción.
-Un señor de Trinidad a quien le fusilaron el hermano luego haber realizado gestiones por veinte años le entregaron los restos.

Maidin Carretero respeta la decisión del hombre y destaca que en su caso ella no aceptaría nunca que le entreguen los restos de su padre, si no tiene la posibilidad de asegurarse de que en realidad lo son.

“En Cuba no tenemos como analizar en un laboratorio la veracidad de eso por tal razón mi padre Julio Emilio Carretero integra esa larga lista de personas desaparecidos por acción criminal de la dictadura

“A mi mamá unos militares la visitaron en la casa en Trinidad le informaron que mi papá Julio Emilio Carretero había sido fusilado en La Cabaña en La Habana el 23 de junio de 1964 y 1964.

carretero 2
Reverso del certificado de defunción que entregaron a la hija en 2005

La noticia se la dieron unos días después del fusilamiento y ni en esa ocasión, ni nunca le dijeron donde fue sepultado mi padre. A pesar de muchas gestiones que hizo para saberlo solo logró que en 1968 le dieran un certificado de defunción en el que tampoco indican ni las causas de la muerte y solo que había sido sepultado en el Cementerio Colón. Lamentablemente en ese campo santo no le indicaron el nicho o la fosa donde lo habían sepultado a pesar de que ella insistió con la administración de allí.

666
Alcides Santos Cruz (izq) junto a Maidin Carretero y Raúl Zerquera (der)

Alcides Santos Cruz residente en Manaca Iznaga Trinidad estuvo desterrado por muchos años en los pueblos cautivos en Pinar del Rio pero regresó allí después de 2001. Cuenta que conoce bien el caso de la familia Del Sol que buscó por años a dos hermanos desaparecidos.

-Ramon del Sol Sorí fusilado en las naves de Condado -1964- nunca recuperaron los restos ni la familia tuvo certificado de defunción.
-Narciso del Sol (hermano de Ramón) –murió en combate en 62-63 en un lugar conocido por Los Cantiles cerca del río Caburní. La familia nunca ha podido recuperar, ni restos, ni certificados de defunción.

“A mi esposa le mataron a su tío Narciso del Sol González en un un combate en la zona que está entre las llanadas de Gómez y Pueblo viejo y le fusilaron al otro tío Ramoncito del Sol en el Condado.

“En el caso de Narciso la información que tuvo la familia fue que los cayó en un combate en una zona del Escambray conocida como Cantiles al lado del Caburní. Junto a él otros alzados. A los cadáveres de los que murieron en ese enfrentamiento los bajaron en mulos hacia un lugar llamado Magua pero de ahí en adelante no se tuvo más información de lo que pasó.

“A Ramón del Sol (Ramoncito) hermano de Narciso lo fusilaron en Condado pero tampoco se supo donde lo sepultaron”.

“La señora Zoila madre de ellos, por muchos años buscó respuesta con el gobierno. Averiguó para saber dónde estaban sepultados sus hijos pero jamás le dieron información. “Que no sabían” era lo único que repetían los militares encargados de atenderlos”.

Asegura Alcides que en los primeros años de la década de 1960 en el siglo pasado durante la etapa que gobierno llamó “Limpia del Escambray” él trabajó en la zona de Condado como montero.

“Allí se veían claramente en los muros de afuera del cementerio muchos impactos de balas que quedaban porque fusilaban a los alzados. La mayoría de esos impactos los taparon años después. Llamaban mucho la atención y la gente preguntaba de qué se trataba aquello.

Los vecinos del lugar sabían que los fusilamientos eran afuera del cementerio o en lugares cercanos y luego que los mataban los echaban en bolsas de nylon y los enterraban, sin identificar las fosas comunes “a veces fusilaban a hasta varios a la vez.

“Casi siempre fusilaban de noche por eso  tempranito al otro día la gente que pasaba por allí veía en la tierra los cuajarones de sangre y a los perros comiéndoselos”, relató Alcides quien recuerda que una noche en la zona de Las Tecas específicamente en Buenavista donde hubo una comandancia de los milicianos y del gobierno “fusilaron a 19 hombres de una vez”.

“Nunca se supo que fue del cuerpo de ellos y tampoco los nombres. Lo único que suponíamos era que los habían apresado en el monte.

“Aunque el gobienro tuvo mucho control siempre alguien de los que participaba en los fusilamientos o trabajaba por allí lo contaba a los vecinos.

“Las noticias corrían de boca en boca entre todos”, destacó.

Fueron años muy duros Había un miedo muy grande y nadie salía de noche a investigar cuando oía disparos. “Pero se sabía lo que estaba pasando”.

En Trinidad muchas familias pasaron años buscando. Iban al cementerio a inspeccionar para ver si algún lugar tenía el nombre de sus muertos pero cuando los del gobierno se dieron cuenta comenzaron a ponerle custodio a los encargados de chapear y limpiar las hierbas.  “Por eso es que se hace tan difícil saber el destino de nuestros muertos”, dijo.

PENTAX DIGITAL CAMERA
Alcides Santos Cruz (izq) junto a Maidin Carretero y Raúl Zerquera (der)

También se ofreció en esa conferencia el testimonio de Gabriel Miranda donde denuncia la falta de gestión del gobierno cubano para dejarles saber donde fue sepultado Mario Miranda su hermano Esa entrevista había sido publicada en este blog (Ver Hombres desaparecidos y tumbas sin identificar en Cuba).

A continuación hago un resumen de una entrevista que  Gabriel Miranda en 2012 me concedió sobre el tema de los desaparecidos en el Escambray.(falleció dos años después de dar este testimonio).

Su hermano Mario Miranda, alzado contra el régimen de Fidel Castro, murió en un enfrentamiento con la “milicia revolucionaria“ en un punto conocido por El Dátil, en Guanayara, zona montañosa de la región del Escambray el día 4 de enero de 1961.

Su familia nunca supo dónde está sepultado. Hicieron todo tipo de preguntas y nunca encontraron respuestas de las autoridades cubanas en Trinidad que era el lugar donde por razones de geografía y división administrativa en Cuba les correspondía dar respuesta.

Según recuerda Gabriel Miranda el día del enfrentamiento en El Dátil donde estaba su hermano, murieron todos los “alzados” y la milicia lo informó así. Luego dejaron los cadáveres en el cementerio de Trinidad para que los sepultaran y aunque la familia buscó entre los muertos y realizó todo tipo de indagaciones nunca encontró respuestas de las autoridades locales.

** En la conferencia Desaparecidos del castrimso  familiares de desaparecidos dieron sus testimonios. Para escucharlos puede visitar aquí

¿Se podrá saber la cifra de desaparecidos durante la dictadura cubana?

Condado Trinidad
Condado Trinidad
El 30 de agosto Día Internacional del Desaparecido. Por “personas desaparecidas” se entiende a aquellos sujetos de los cuales sus familiares no tienen noticias o cuya desaparición ha sido señalada, sobre la base de información fidedigna, a causa de un conflicto armado o de violencia interna y situaciones en las que se requiera la actuación de una institución neutral e independiente.

En Cuba la cifra de personas desaparecidas en los primeros años de la llegada al poder de Fidel Castro nunca se ha podido conocer. En esa época fusilaban a las personas que se alzaron en armas contra el poder y luego los sepultaban sin darle información a la familia.

Maidin Carretero hija del Comandante insurgente Julio Emilio Carretero tenía cuatro años cuando su padre fue fusilado y hasta los días de hoy jamás ha podido saber donde están los restos mortales de él y de varios compañeros de lucha que enfrentaron al pelotón de fusilamiento juntos un 23 de junio de 1964 en los fosos de La Cabaña en La Habana.

“A mi mamá nunca le mostraron el cuerpo de mi padre, la noticia de que había sido fusilado se la dieron unos oficiales del MININT aquí en Trinidad unos días después del fusilamiento. En esa ocasión no le dijeron para que cementerio habían llevado su cadáver.

Ella siguió insistiendo y finalmente cuatro años después en 1968 tuvo que ir hasta La Habana porque fue el lugar donde él murió con la esperanza de obtener alguna información y allí lo único que pudo conseguir fue un certificado de defunción en el que ni tan siquiera pusieron las causas de la muerte, ni el cementerio a donde lo llevaron. Alguien le dijo que debia estar en el Cemeterio Colón y hasta allí llegó pero tampoco obtuvo alguna pista.

“El certificado de mi padre dice su nombre y apellidos, sus datos personales que desde luego todos sabíamos y el día de muerte pero en la parte que recoge “causas” lo dejaron en blanco.
En Cuba en esa etapa de fusilamientos era común lanzar los cuerpos a fosas comunes por eso considero a mi padre “desaparecido” dijo Maidin. Tampoco aceptaría que me entreguen una caja cerrada con cenizas o restos mortales porque no tengo vías para saber si en realidad es él.

II

Los Desaparecidos en Cuba. (tomado de sigloxxi.org)
En el Informe del Comité Cubano Pro Derechos Humanos a la 56 Reunión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU se trató el tema de los desaparecidos en Cuba según consta la página digital http://www.sigloxxi.org
En esa ocasión Yolanda Ibáñez hija del ciudadano cubano desaparecido Carlos M. Ibáñez, a través de fuentes del Movimiento de Derechos Humanos dentro de la Isla, presentó una denuncia sobre el caso de su padre un opositor armado al castrismo, fusilado y desaparecido su cadáver, que representa un caso típico de la suerte corrida por miles de guerrilleros campesinos y otros integrantes de la oposición armada a Fidel Castro, que fueron fusilados y desaparecidos sus cadáveres.
Carlos M. Ibáñez, formó estuvo alzado entre los años años l964 y l965 formando parte de las guerrillas campesinas que se alzaron en armas contra el despojo de sus tierras, en la Sierra del Escambray, en la región central de Cuba.
Lo único que la familia del agricultor Carlos M. Ibáñez pudo saber sobre su destino fue que, en medio de aquellas batallas contra Fidel Castro, fue arrestado y fusilado en Noviembre de l965 por agentes del G-2 del poblado de Condado.

Años después la familia Ibáñez encabezada por Yolanda Ibáñez, comenzó la demanda de explicaciones ante las autoridades castristas del Ministerio del Interior, para conocer el lugar de enterramiento, sin embargo, los seres queridos de esta víctima no reciben la más mínima respuesta.

Los mandos del MININT alegan desconocer los datos acerca de la persona desaparecida. y en su denuncia la senora Yolanda Ibáñez agrega que, en la Jefatura de la Seguridad del Estado de la Provincia de Villa Clara, en varias oportunidades han tratado de intimidarla para que abandone su reclamo. Además, expresa que hace varios familiares de desaparecidos que llevaron a cabo gestiones similares en la Ciudad de Trinidad, fueron acusados de “peligrosidad social” y terminaron encarcelados.

escambrayEl site http://www.sigloxxi.org precisa que las Organizaciones de derechos humanos, desde hace años, recopilan los datos de miles de cubanos que fueron asesinados impunemente mediante los paredones de fusilamientos. Cita los nombres de fusilados y desaparecidos como Omar Villavicencio, Emilio Reloba Carduliz, Ramón Vera Chaviano, Ramón Toledo Lugo, Ventura García Marín, Cipriano García Marín, Eugenio García Marín y Armando Hernández, a quienes conocimos en la cárcel.
Un día fueron sacados de prisión para ser fusilados. Hasta ahora sus familiares desconocen donde reposan sus huesos.

Algunos activistas de derechos humanos en Cuba conocen de varios sitios de los que hay información relativa a que contienen esqueletos de personas fusiladas. Estos lugares de enterramientos clandestinos de opositores a Fidel Castro se encuentran en los alrededores del Antiguo Campamento Militar de Managua, al sur de Ciudad de La Habana. A su vez, hay indicaciones de despojos humanos similares en la parte trasera del cementerio de la Población de Condado, al este de las Montañas del Escambray.

De igual manera, el CCPDH posee planos rudimentarios de tumbas colectivas de combatientes armados anticastristas, que se encuentran en los alrededores del barrio conocido como “Hoyo de Manicaragua”, al sureste de la Ciudad de Santa Clara, en el Centro de la Isla y otros, a unos 600 metros al sur del Cementerio de la Ciudad de Trinidad, también en la región central de Cuba.