Denunciante que trabaja como auditora de calidad de fabricación para Pfizer cuenta algo horrendo

La denunciante Melissa Strickler, que trabaja como auditora de calidad de fabricación para Pfizer, cuenta los procedimientos que usó esa compañía para fabricar la «vacuna» COVID.

 Si bien se sabe desde hace tiempo que todas las vacunas covíricas disponibles en la actualidad de la «Operación Warp Speed» se fabricaron con células fetales de bebés abortados, lo que no se sabía necesariamente es que los bebés de los que se extrajeron partes del cuerpo aún estaban vivos cuando se realizaron los procedimientos. 

La denunciante de Pfizer Melissa Strickler, una auditora de calidad de fabricación de la empresa, expuso algunos de sus correos electrónicos internos. Estaba horrorizada por la información que contenían y habló con Project Veritas sobre lo que había descubierto: el uso de células fetales de bebés abortados para probar su vacuna COVID-19.

============================================================

Project Veritas intentó hablar con Gelman. Esta fue su respuesta (si el videoclip se elimina de YouTube, puede verlo en el canal de Telegram de Project Veritas aquí ):https://www.youtube.com/embed/50kghlaHYvM?feature=oembed

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.