Los “regulados” por la Dictadura

En menos de un mes he tenido acceso a una lista de personas a los que la #DictaduraCubana les impidió de forma arbitraria e ilegal salir de Cuba y les comparto un post de Lía Villares quien fue victima de una golpiza por parte de los #militarescubanos
Lía Villares (en dos ocasiones junio 19 y el 26 ),Kirenia Yalil Núñez, María Elena Mir Marrero, Wilfredo Vallín,Amado Calixto Gammalame,Boris González Arenas, Alexei Gámez, Rafael León Rodríguez, Regina Coyula, Hildebrando Chaviano, Erick Alvarez, Henry Constantin, Sol García Basulto, Joanna Columbié, Marthadela Tamayo, Juan Madrazo, Jorge Amado Robert Vera, Fernando Palacios, Berta Soler
José Daniel Ferrer, FéLix Llerena, Sayli Navarro, Yusleidy Romero (fue citada por la policia para informarle que no le permitirian viajar a México), Roberto de Jesés Quiñones (fue notificado de que no le permitirán viajar enjulio)
Otra crónica del #sinderecho
Escrito por Lía Villares horas después de que la liberaran.  

Cuando la muchacha me hizo mirar a cámara y me pidió que me echara para atrás que había un “problema” con mi pasaporte, calmadamente me cambié, saqué mis carteles y me paseé por todas las puertas de salida diciendo que era una ciudadana cubana sin derechos. “Porque no”, fue la respuesta a gritos que me dio una funcionaria de inmigración cuando pregunté reiteradas veces que me dieran una sola razón lógica que explicara la negativa a mi salida.


Habían allí más activistas, al menos cuatro, a los que habían prohibido igualmente viajar en el mismo vuelo a Cancún.
Después de “alterar el orden” a las 3 de la tarde en la terminal 3 del aeropuerto, esto es: sacar un par de carteles y gritar mis derechos civiles y políticos, ampliamente apabullados, fui empujada a la patrulla 880 de la policía aeropuertaria, por la oficial 07718, una puta disfrazada de policía o viceversa, que después de jorobarme el brazo por la espalda y montarme a la fuerza, cuando una funcionaria de inmigración le dijo “métele un tapaboca” para que me callara, se dispuso a propinarme una serie de galletazos, acompañada de una mueca de placer lésbico aberrado. Le mordí como pude la mano que me arañaba la cara con unas uñas estilizadas larguísimas y pintadas de morado y le grité “perra” esquivando las galletas con mis pies, hasta que logró metérmelos también mientras cerraba la puerta de un tirón y el policía chofer hermetizaba la ventanilla. El carro patrulla arrancó y me despedí de los presentes con el signo de Libertad con mis dos manos extendidas en el cristal. Les pregunté a los policías si habían visto la secuencia de violencia femenina hardporn que evidenciaba un abuso clarísimo de autoridad y me contestaron que me callara o yo me iba a enterar de lo que era un tapabocas de verdad.Me llevaron primero a la estación del aeropuerto, con un cartel que decía policía en varios idiomas, ruso, chino, italiano, francés… evidentemente confundidos, y después de un rato me trasladaron a la de Santiago de las Vegas (telf. 7683 2116) donde me tuvieron hasta las 8 de la noche, esperando por el agente de la 21, esta vez un completo desconocido, para darme la “libertad”. Ese lo único que hizo fue ponerme una multa de 30 pesos según el decreto 141 artículo 1 G y ni siquiera me dirigió la palabra, ni a mí, ni al jefe del calabozo, el superior 1er teniente Chaveco, que estaba desesperado porque me fuera de allí porque ya lo tenía loco conque me dejara hacer mi consabida llamada telefónica, a lo cual me respondía, impasible ante mi trágica, pero no menos cierta, autodenominación de “desaparecida” y “secuestrada”, que quienes tenían que autorizarla eran los de la CI (contrainteligencia), porque yo, los “opositores”, éramos un caso especial.

Al principio me molesté en preguntarle mi situación legal al oficial de guardia, otro derecho negado, a lo que indagué si tenía otra función en el calabozo además de comer mierda, después de haberlo visto flirtear con una presa, cogerse la corriente con un toma precario y bromear con los encerrados al respecto, de la manera más atolondrada posible. El joven se ofendió y llamó a la mayor Isabel Peña, según se identificó, jefa de instrucción penal, quien luego de conocer mi estatus de “CR” y decirle al muchacho que a ella nadie le llamaba comemierda de esa forma, y de leer en alta voz el cartel de mi blusa (el artículo 13 de la Declaración universal de los derechos humanos sobre la libertad de movimiento, con un tono altamente irrespetuoso), me hizo un despliegue fabuloso de chusmería y me dedicó a “pleno pulmón” (textual) y manoteo un repertorio de improperios, plagados del más forzado odio ideológico al estilo de “mercenaria, bandida, contrarrevolucionaria”… que ciertamente me dejaron atónita y con ganas de aplaudir semejante actuación, digna de una sala de teatro. Y salió indicándole al de guardia que si se me ocurría sacar el celular, me lo “incautara”.

Una tarde en una estación como esa da para escribir un guión dramatúrgico.

No pude ver ni un solo caso de delincuencia, propiamente. Le “ocupaban” o “decomisaban” o simplemente robaban 40 mangos a uno, 40 litros de cloro a otro. Una bolsa con las pertenencias de un homeless, pensando que también las vendía. Un “deudor” de multas “injustas”, que hizo trizas la nueva que le daban. Uno que “no hizo nada” y aún así le dejaron ir con una multa de 1500 pesos. Y la novia/asistente del joven policía de guardia, que nunca dijo por qué la tenían allí desde el viernes, siendo un lunes. Esa es la entretenida vida de un calabozo cubano: sin crímenes ni criminales.

Condeno una vez más la impunidad de todos los funcionarios públicos que participan y son cómplices de esta farsa, porque no creo que deba tomarse en serio la supuesta “autoridad” de estas personas, al servicio de la tiranía más larga de la región. Algún día habrá un ajuste de cuentas, no lo sé, pero deberían hacerse responsables por los secuestros y detenciones arbitrarias desde ya.

Las organizaciones que invitan a los activistas y gastan recursos en boletos que son desechados sin respuesta por los funcionarios de inmigración deben hacer una queja formal y oficial para que las indemnicen por los pasajes perdidos y haya un coste moral al menos para esta institución y quizás un freno a la hora de este actuar impune y represivo contra ciudadanos cubanos, pacíficos, defensores de derechos humanos.

Me solidarizo como una más, con todos los activistas que están siendo impedidos de salir del país, porque sé que en algunos casos esta politica del desgaste e intimidación puede funcionar y abandonarán por frustración y soledad. Pero muchos, seguiremos dando tremendo berro.

 

La Hora de Cuba y el miedo de la Dictadura a las palabras

Una vez más la Dictadura muestra el miedo a las palabras en un territorio donde un grupo de cubanos sigue empeñado en decir la verdad en medio de ambiente hostil en el que publicar en un blog, o enviar un formato PDF a los amigos, se vuelve difícil pero como dice Henry Constantín “no imposible”.

La Hora de Cuba molesta al régimen porque el aparato represivo le teme a las palabras de los hombres libres.

Las acciones represivas e intimidatorias contra los que hacen La Hora de Cuba cobraron mayor fuerza en los días cercanos a la presentación del séptimo número. Los comisarios de Camaguey descargaron toda la maquinaria con más fuerza contra tres integrantes del equipo.

Les mostraron los instrumentos inquisidores a los colaboradores e incluso hasta contra los que apoyaron a las víctimas como es el caso de José Cecilio Hernández quien acompañó a Sol García y a Henry Henry Constantin a la Policía donde los “agentes” formularon todo tipo de amenazas.

Por esos días a Inalkis Rodríguez se le acercaba la fecha de parto de su primer bebé y las amenazas policiales se las enviaron con el esposo Henry Constantín.

Según me contó Constantín a los agentes no les bastó con amenzarlos a él y Sol García y le incluyeron en el “paquete represivo” los recados a la esposa embarazada que desde luego esperaba afuera de la estación policial para saber hasta donde llegarían los represores sin poder evitar que sobresaltos y angustias.

Ya hoy el matrimonio tiene en sus brazos a la bebita. Para ellos felicidades y este post donde les comparto uno de los artículos publicados en La Hora de Cuba escrito por Inalkis Rodríguez Lora activista ambiental y una de las fundadores del medio que también   ha sufrido acoso, amenazas y hostigamiento.

 

12002615_900717659976373_6849487693082137504_o12045440_900717656643040_7209705707485998182_o

Entre los reportes publicados por Rodríguez figuran los relacionados con el daño ambiental que sufre la isla y en especial el del territorio camagüeyano. La tala indiscriminada de árboles en la Sierra de Cubitas, el mal trato de animales y la falta de protección a las especies protegidas, la indolencia de guardabosques y de funcionarios del gobierno ante el saqueo del patrimonio forestal entre otros figuran en sus  reportes periodísticos.

Esas acciones contra La Hora de Cuba no son la únicas y mirando como andan las cosas en Cuba no creo que sean las últimas. Estaremos atentos.

 

 

 

 

El periodismo independiente en Cuba no comenzó con el “Periodo Especial”

A propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa recibí un email de Luis G Infante donde opina sobre el surgimiento en Cuba del periodismo contestatario.

Un artículo de un periodista independiente residente en la isla en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, da a entender que la prensa independiente nació en Cuba cuando otro periodista redactó un boletín semi clandestino, por el año 1985. Sin pretender desmeritar el trabajo de algunos periodistas independientes actuales, ni pretender discutirles la primacía, para mí, el periodismo independiente contestario comenzó en las cárceles castristas a partir de 1960. Al principio en Isla de Pinos principalmente, donde se editaban publicaciones fraternales, religiosas, políticas, profesionales, etc.,  confeccionadas en su totalidad a mano, cuando la tinta era el rojo aseptil o el azul de metileno. 

Después de cerrada esta prisión en todas las demás que nos tuvieron de huéspedes nunca se dejó de denunciar y de acusar a la tiranía, ya fuera desde la capital en el Combinado del Este, en el extremo oriental en Boniato o en el centro de la isla desde las Tapiadas de Nieves Morejón o las Alambradas de Manacas. 

Varios periodistas profesionales prisioneros, formaron a muchos de nosotros que comenzamos nuestros pinitos entre rejas. No voy a mencionar a ninguno porque, seguramente me saltaría alguno. Muchos fueron los pabellones o celdas de castigo, por ejercer nuestro “oficio” de periodistas independientes o comunicadores. A quien le interese, varios ejemplares de publicaciones que se lograron salvar  se encuentran en la Biblioteca Pedro Luis Boitel en la Casa del Preso.

Personalmente considero que debido a la desinformación, muchos de las nuevas generaciones, otros que se hacen los suecos y otros que se niegan a reconocer el principio de nuestra desgracia porque formaron parte de esa tragedia, piensan que el periodismo independiente y todo lo demás, comenzó con y después del  Periodo Especial.

Luis G. Infante PP#34028
News Reporter Level 1.
School of Continuing Studies.
University of Miami

Durante casi sesenta años en Cuba el régimen solo ha permitido circular la información que le conviene

DF8DE21D-6D72-41A5-9355-C422F7F9DD15_w1023_r1_s4A7AAF0B-7D92-4F98-806E-DC3BDF85642C_cx0_cy3_cw0_w1023_r1_s.jpg

La máquina de matar fue el Movimiento 26 de Julio y su Grupo de Acción y Sabotaje

La máquina de matar fue el Movimiento 26 de Julio y su Grupo de Acción y Sabotaje no el noble proyecto de ayuda a los desamparados “Capitán Tondique”.

Respuesta de Félix Navarro Rodríguez Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel a un ciber-cipayo del régimen de Cuba joseperezhernandez437@gmail.com que calificó al Proyecto Capitán Tondique como una “máquina para matar”.

 “La máquina de matar fue el Movimiento 26 de Julio y su Grupo de Acción y Sabotaje que en sólo una noche detonaron cien bombas en La Habana y nunca las colocaron en solares yermos, ni en sabanas o potreros, las colocaron siempre en cines, paradas de ómnibus, en la vera de calles y avenidas. Los que siempre han matado y continúan haciéndolo son los comunistas castristas y vinculados al Partido Comunista de Cuba. Quince días atrás perdió su embarazo de tres meses, en la Prisión castrista en El Guatao (Manto Negro), la cubana Melquis Faure Echevarría ( con residencia en Calle Montes #466, entre Indio y Ángeles, Habana Vieja. Le mataron el feto porque los médicos del MININT , en la prisión, le administraron el Enalapril-20, medicamento contraindicado para madres en gestación. Esa contraindicación, ¿no era conocida por el médico del MININT? Sí, lo conocía, pero cumplía órdenes desde sus superiores.

Asesino eres tú desde el mismo momento en que te conviertes en vocero de la dictadura y calificas al Proyecto Tondique de la manera que escribiste.¡ Abajo los asesinos castro-comunistas y sus cipayos !, culmina elpost Navarro.

Con relación a los hechos más recientes que relacionan al proyecto “Capitán Tondique”, les relaciono las siguientes informaciones:

El jueves, 27 de abril, día en que el proyecto de ayuda a desamparados cumplía 4 años de fundado, fuerzas del régimen se presentaron en la casa de la Dama de Blanco Caridad Burunate, una de las colaboradoras, preguntando por ella, y como no la encontraron, se fueron pero se mantuvieron al acecho.  Las mujeres salieron porque porque estaban elaborando el almuerzo de los desamparados en otro lugar. Burlaron el acoso policial para llevar adelante su noble labor de ayuda.

Rangel, dijo que a pesar del acoso policial, el “Capitán Tondique seguirá con la misión, como lo han venido haciendo por cuatro años, de “darles alimentos a las personas, así sea en las calles”, dijo a Martí Noticias Francisco Rangel Manzano, otro de los gestores del proyecto.

Más tarde en la cuenta de twitter @capitantondique sus gestores publicaron imágenes de los activistas en las calles entregándole a los desamparados el almuerzo, que antes de que las hordas castristas allanaran el local, ellos recibían en la casa de Burunate.

Colaboradores del Proyecto Tondique burlan vigilancia policial y ayudan a desamparados

Pero el acoso contra los colaboradores no empezó ayer.

Lori Diaz  April 21 at 9:25am escribió  Me llega desde Cuba en la mañana de hoy que la sede del Proyecto Capitán Tondique, Colón, Matanzas, que alimenta a desamparados de la zona ha sido allanada por las hordas facistas de la familia Castro-Ruz. Desde siempre este proyecto que llevan adelante los opositores cubanos Francisco Rangel Manzano y la Dama de Blanco Caridad Burunate miembros ambos del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, ha sido blanco de ataques por parte del régimen para su desmantelamiento.

En la actualidad no hay obra que con más entrega, dedicación y amor se lleve dentro de Cuba como la que hacen estos valientes hermanos.

El régimen asesino de Cuba no tolera que opositores demuestren su preocupación por la población y sobre todo por los desamparados.

Necesito que los lectores de mis publicaciones hagan un especial stop en esta y que divulgando este atropello mas, se hagan eco de los desmanes de la tiranía de Cuba.

En mayo pasado, facilitadores del proyecto humanitario denunciaron que la policía política realiza una campaña de descrédito para impedir que las personas asistan al lugar en busca de ayuda.

Así era antes de que llegaran los “cipayos”.

El proyecto, que brinda alimentos elaborados a los desamparados de la localidad, cuenta con la ayuda solidaria de opositores y exiliados cubanos. Cumplió el jueves 27 de abril 4 años de fundado y en su blog puede encontrar información sobre el trabajo de ellos.

Les comparto un video divulgado por ellos durante el primer año de fundado.

Los militares asaltan y la Dictadura hace como que no sabe

El lunes 17 fue en Contramestre, el martes 18 fue Bayamo, unos días antes en Holguín. Mañana será en cualquier otro lugar de Cuba.  El brazo armado de la Dictadura cubana -los militares- operan a toda hora y en todas partes porque cuenta con absoluta impunidad.

El reportero de Palenque Visión Ramón Góngora Pompa fue detenido este martes en la ciudad de Bayamo y confiscada su cámara de video, propiedad privada con la que realiza su labor periodística, según dio a conocer a Martí Noticias el propio comunicador.

“Estaba haciendo entrevistas en un taller donde reparan computadoras cuando llegaron dos policías y me pidieron identificación”, relató el joven de 28 años al que luego condujeron al puesto de vigilancia más cercano, donde lo sometieron a un interrogatorio “con preguntas coercitivas”.

Góngora asegura que un teniente de la Seguridad del Estado fue el que le ocupó una cámara de video, bajo el argumento de que no tenía “papeles”.

El reportero sostiene que por lo general en Cuba “nadie tiene papeles” de esos dispositivos electrónicos, y que cuando pidió que le entregaran el acta de ocupación también se la negaron.

II

Rolando Rodríguez Lobaina, director de Palenque Visión, fue retenido por 3 horas y media el pasado 15 de abril en el aeropuerto internacional de Holguín, cuando arribaba de Miami, y según publicó en su perfil de Facebook, le requisaron las pertenencias minuciosamente y le decomisaron un disco duro extraíble y 2 memorias USB. Las autoridades aduanales alegaron que contenían material en contra del gobierno cubano.

En enero de este año, Anderlay Guerra, otro de los reporteros de Palenque Visión, fue víctima de decomiso de todos los dispositivos electrónicos que traía consigo, y que necesita para realizar sus trabajos periodísticos, además de dinero en efectivo.

III

En marzo agentes de la Seguridad del Estado y policías uniformados de Pinar del Río despojaron de dinero y artículos personales en poco más de 24 horas a dos integrantes de la Consejería Jurídica, organización independiente adjunta a la corriente Agramontista de Cuba.

El activista Lázaro Ruíz y el abogado independiente Raúl Luis Risco dijeron que tras el decomiso, las autoridades policiales se negaron a entregarles constancia escrita de los objetos consfiscados.

A Lázaro Ruíz, que participó en Madrid en la II edición del Programa de formación del Observatorio Cubano de Derechos Humanos CDH e IADG sobre Procesos de Transición, Democracia y Gobernanza, y regresó a la isla el domingo, en menos de 12 horas le realizaron dos ocupaciones de bienes personales.

La primera fue en el Aeropuerto Internacional José Martí, donde funcionarios de Aduana le retiraron de su equipaje unos pulóveres que habían sido donados por una ONG española, bajo el pretexto de que constituían “propaganda enemiga”.

Detalló que el segundo decomiso ocurrió casi al amanecer del lunes, cerca de la localidad de Dos Palacios. Un operativo policial compuesto por agentes de la Seguridad del Estado y de la policía nacional detuvo el carro en el que viajaba con su familia, y luego de llevarlos para un taller estatal de Aseguramiento de la Agricultura, le ordenaron abrir el equipaje para registrarlo.

“Durante el registro me ocuparon un celular, una laptop, una minitablet, 3 memorias digitales y unos 315 euros, y me dijeron que eso era financiado por el exterior, y por esa razón no iban a permitir la entrada a Cuba”, explicó Ruiz, quien asegura haber visto antes a esos mismos oficiales merodeando en el Aeropuerto en La Habana.

Una acción similar ocurrió horas después ese mismo día, pero en la localidad de Pinar del Río, cuando agentes de la policía política detuvieron al abogado Raúl Luis Risco cuando se iba a reunir con otros dos colegas, y luego de trasladarlo a la sede de los CDR provincial lo despojaron del dinero que llevaba consigo.

“Me retiraron 600 dólares que llevaba en la billetera, y que estaban destinados a otros dos integrantes de la Consejería Jurídica para usarlos en el trabajo que realizamos en la comunidad”, detalló.

III

imagesY para cerrar les comparto otro de mi autoría escrito en marzo pasado donde una víctima relata como los militares “tan valientes y cumplidores” arremetieron a golpes contra él para quitarle dispositivos electrónicos y el dinero.

Manuel Martínez León, activista del partido Cuba Independiente y Democrática fue liberado el 28 de febrero 72 horas después de que las fuerzas policiales lo arrestaran, golpearan y allanaran su vivienda en el poblado de Velasco, Holguín, en presencia de una hija menor de edad.

Martínez dijo que en el allanamiento a su casa “unos 25 agentes policiales les robaron dinero, una cámara fotográfica, dos teléfonos, un pomo de líquido para fumigar, una computadora, una impresora y varias copias del semanario La Nueva República.

Agregó que durante los interrogatorios uno de los agentes lo amenazó con que “todo el dinero que le enviaran del exterior, aunque fuera de su hijo, se lo iban a quitar”.

Más en Martinoticias

Asignatura pendiente: los fusilamientos y la violación de las leyes en Cuba

¿Qué saben los cubanos sobre los fusilamientos en Cuba desde 1959  hasta ahora? ¿Qué saben de términos legales y de la correcta aplicación de las leyes?  La realidad es que no sabemos mucho. Esa es una asignatura pendiente que tenemos los cubanos educados en la isla bajo los postulados del totalitarismo.

Sobre los fusilamientos decidí preguntarle a los conocidos y colegas  que  en la década de 1960 eran jóvenes o adultos y  la mayoría respondió que “a principios de la Revolución hubo fusilamientos porque las personas habían cometido delitos, crímenes y asesinatos”. Otros mencionaron algunos nombres de fusilados  pero no estaban claros de si las razones para quitarles la vida eran justas. Muy pocos dijeron que ese era un capítulo de la historia de Cuba mutilado por los comisarios que dirigían y dirigen el  ministerios de educación, los medios de prensa, la radio y la televisión y los militares que tomaron el gobierno.

No faltó quien me dijera que en esa época no había modo de difundir por cuenta propia los crímenes y barbaridades de la dictadura. A los que vivíamos en la isla las noticias nos llegaban desde el poder y  tenían el matiz estipulado por el buró político del partido comunista y su departamento de orientación revolucionaria.

Los cubanos fusilados en la   década del sesenta (culpables o no) fueron víctimas de  las decisiones de un aparato represivo que seguía con precisión las acciones que los comunistas en Europa habían aplicado a los opositores. En aquellos años no hubo ley ni garantías legales para los acusados. En decenas de casos tampoco hubo acusación ni derecho a apelación y los supuestos delitos por los que procesaron a los inconformes solo se aplicaban en los países donde se criminaliza la opinión.

II

Esta semana visité varios sitios en Internet donde residentes en la isla expresan sus opiniones sobre las violaciones de la dictadura en los dos últimos años (después que Obama levantó las restricciones sin reparar en que las manos de los que dirigen en Cuba están manchadas de sangre inocente).

Leí que los juristas en la isla se enfocan en destacar que los jueces y fiscales no proceden según la “ley” y los activistas denuncian las arbitrariedades de las autoridades policiales que la emprenden contra los opositores violando las “leyes”.

Luego se lo comenté a un amigo. Me preguntó  ¿qué leyes puede haber en  un país donde el sistema judicial lo dirigen los mismos comunistas hace más de medio siglo? Luego me espetó “y que desde que llegaron al poder lo primer que hicieron fue violar todas las leyes”.

Conversamos un rato sobre ese tema y caímos en  la enumeración de nombres de compatriotas que según nos contaron  nuestros padres,  fueron fusilados en la isla cuando  dijeron que no querían la imposición allí de un sistema comunista. De centenares de hombres y mujeres que cumplieron en las  cárceles por oponerse al sistema. De más de una generación que estudió y estudia en las aulas cubanas capítulos de historia mutilada y falseada donde solo muestran la visión de los vencedores.

Terminamos justificando, de cierta forma nuestro desconocimiento de los crímenes de la dictadura con que en aquella época no había Twitter, Facebook, You Tube, ni blogs para contar y caímos sin darnos cuenta en los otros tipos de fusilamiento del régimen -el mediático- que ha condenado también a cientos de cubanos al exilio, al suicido, al olvido…

 

 

Reprimidos por fotografiar su entorno

ecuador.PNG
Las imágenes de lo ocurrido frente a la embajada de Ecuador que la dictadura no quería que los reporteros mostraran

En solo una semana tres cubanos fueron reprimidos por tomar fotografías de acciones públicas en las calles de Cuba.

En Contramaestre la víctima fue Yoandris Verane un activista que intentó hacer fotos de un operativo policial contra trabajadores por cuenta propia en esa localidad. Lo mantuvieron dos días en un calabozo y luego lo liberaron e impusieron una multa de 400 pesos por resistencia desacato.

Verane es un activista que publica con frecuencia en la red social twitter imágenes de su localidad que exponen el lado feo de Contramaestre que la prensa oficialista  muestra a medias o en muchos casos ni los menciona.

Cuando lo multaron dijo que iba a apelar ante los tribunales esa multa y le explicaron que si quería reclamar  tenía que pagarla primero y luego realizar el trámite.

Nosotros los cubanos sabemos lo que ocurre en una sistema totalitario donde el único perdedor es el ciudadano porque nunca tiene derecho a los derechos. Eso lo aseguro.

12321288_1668864753398517_3619545397727063719_n
Serafín Morán muestra parte de los golpes recibidos

En La Habana resultaron  reprimidos dos reporteros ciudadanos en solo un día.

La violencia contra ellos fue porque ambos desde distintas áreas de la calle intentaban cubrir las acciones que la prensa oficialista no cubre o en el peor de los casos no muestra con exactitud.

Un caso es el de Yuri Valle quien publicó hoy una foto donde muestra las huellas del maltrato que aplicaron contra él cuando dos agentes de la policía secreta cuando lo vieron tomando fotos en un lugar público -los exteriores de la embajada de Ecuador en Cuba- donde las personas protestaban por  restricciones migratorias con relacion a las visas para viajar al país suramericano.

CVE5U3XUEAAZ_zm
Yuri Valle golpeado en el rostro por dos agentes de la policía política

Yuri Valle fue golpeado cuando fotografiaba lo que ocurría frente a la embajada de Ecuador.Lo arreston y golpearon e intentaron intimidarlo para expropiarlo de su cámara fotográfica.

 

El se negó y exigió que lo llevaran a una Estación de Policía y le llenaran un acta de ocupación.  Luego de tenerlo dos horas dentro del auto patrullero decidieron dejarlo en libertad.

“Esto que pasó es lo que le sucede a los periodistas independientes cuando quieren cubrir un suceso en este caso fue en la embajada de Ecuador y la justificación que me dio el represor Reinier fue que para cubrir el hecho ya la prensa acreditada y la oficialista”, denunció.

Valle dijo que él quería hacer lo que no hizo un reportero nombrado Yosley Carrero quien al parecer intentó minimizar la protesta cuando se paró en la calle vacía y dijo que allí era donde estaban las personas frente a la embajada de Ecuador.

“Eso es lo que hace la prensa amordazada oficialista que responde a los 200 y pico que pertenecen al comité central del partido”. “No dice que se trata de un estafa de Estado, como el negocio de extorsión y trata de personas que tiene el gobierno cubano”, escribió Valle.

El otro caso es el de Serafín Morán que sufrió lesiones severas por filmar las protestas fuera de la embajada y los propios represores fueron los que tuvieron que llevarlo al hospital tras golpearlo.

Semanas atrás Moran había pasado por otras acciones similares en las que fue reprimido por reportar su realidad.

Los reporteros ciudadanos y los activistas en la isla que suelen filmar situaciones públicas donde la gente de pueblo expresa su descontento o han tenido que enfrentar todo tipo de represalias puesto que las autoridades militares comenten abusos porque cuentan con total impunidad.

Valle destacó que los reporteros en sentido general han tenido que soportar que además de caerles a golpes les confisquen las cámaras, fotográficas, les borren el contenido y le echan agua y otros líquidos corrosivos dentro del teléfono y de las videocámaras.

 Esas son las condiciones en que nosotros los periodistas independientes tenemos que hacer noticias, sin protección ninguna, advirtió  Valle.