Una operación de bandera falsa es una operación encubierta llevada a cabo por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones, diseñada para aparecer como si fueran llevadas a cabo por otras entidades.

El nombre se deriva del concepto militar de izar colores falsos; esto quiere decir la bandera de un país diferente al propio. Los ataques terroristas en algunas ocasiones son operaciones de bandera falsa, como la estrategia italiana de tensión (enmarcada dentro de la operación a nivel europeo Operación Gladio), en la cual varias explosiones de bombas en los años 1970 se atribuyeron a organizaciones de extrema izquierda, anarquistas y comunistas,​ y que fueron en realidad llevadas a cabo por organizaciones de extrema derecha en cooperación con los servicios secretos italianos para desacreditar a los movimientos sociales y justificar la represión hacia estos.

Según SAN SEMPRONIO las operaciones de falsa bandera son tan viejas como andar a pie y para darse cuenta de eso solo basta con echar la mirada y el análisis a eventos que han ocurrido en el pasado o que pueden estar ocurriendo ahora y establecer nexos conexiones y algun que otro análisis en el que a veces los que investigan cuentan con filtraciones de personajes que están dentro de las élites donde se originaron las planificaciones de los eventos digamos que “disociadoras”.