No pertenezco a ninguna organización mundial, ni local, pero también quiero hacer público que estoy consternada POR LAS MUERTES EN CUBA donde los medios oficialistas informaron  que en el día de ayer hubo 18 fallecidos por COVID-19.

Es el número más alto de muertes en un día que amanece con los peores resultados que se puedan dar, según las declaraciones del doctor Durán,  jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública  

Hasta hoy  en la isla, se han reportado 105,661 casos, y se acumulan un total de 632 fallecidos desde que comenzo la pandemia.

Otro grave y triste tema en Cuba es el de los ancianos y discapacitados. Enfrentan todo tipo de penurias. En medio de la pandemia las condiciones de vida no pueden ser peores.

Pasan hambre, incluso se mueren de hambre, no tienen medicinas, ni con que asearse y el dinero para comprarlos no existe.

Con relación a Cuba también este jueves se pronunció Julie Chung Subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE. UU en su cuenta de Twitter.

Dije que EE.UU. se toma en serio las violaciones de las libertades garantizadas por la Declaración Universal de los #DDHH de la ONU. Nos preocupan informes sobre detenciones arbitrarias y la violación de los derechos de los cubanos a reunirse, expresarse y a su libertad de movimiento.

Por ahora el tema sanitario y la crisis en el país donde los niños nacen desnutridos y muchas de las muertes están aparejadas a todo el problema económico y social no forman parte de la agenda de los funcionarios de EEUU.