Si crees que hay bondad en el crimen vacúna tu cerebro y reza para que en ese conclave una fuerza divina ponga orden sobre la maldad.

Allí estarán todos los que son. Reza por la humanidad y por el triunfo del bien sobre el mal.