Hoy, rodeado por la comunidad policial de nuestro estado, promulgué con orgullo la HB 1, que deja en claro que los disturbios y la violencia no tienen ningún lugar en Florida y brinda protección a los hombres y mujeres valientes que mantienen seguras a nuestras comunidades.