Crónica desde Holguín

miranda leyva

Ana Iris Miranda Leyva (Representante), Ada Iris Miranda Leyva (integrante) del Comando Olegario Charlot Spileta, ex Presas Políticas y Prisioneras de Conciencia, junto a Tahimí Rodríguez Miranda (de 13 años de edad, hija de Ada Iris), denuncian:

-el tráfico comunista de alimentos, las graves violaciones a sus Derechos Humanos y Comerciales y el violento acto de repudio, con intento de golpiza y amenazas de muerte, que sufrieron luego de realizar una fuerte protesta pública anticomunista en la que reclamaron el reconocimiento y respeto a sus derechos, y la liberación inmediata de todos los presos políticos, entre otros reclamos.

“El 23 de mayo a las 6:30 PM, las opositoras y su niña se encontraban haciendo cola (fila) para intentar comprar 2 litros de malta (a 25 $ CUP/ litro) en la Heladería Cafetería “Las Torres”; ubicada en la calle Frexes / Rastro y Antonio Guiteras.

La venta estaba regulada a solo 5 litros/persona pero las activistas y la niña solo llevaban dinero para dos litros. Luego de tener que soportar el tráfico visible del alimento en consorcio de los dependientes con los revendedores del mercado negro, los maltratos a la población, la ausencia total de ética profesional y del estado de embriaguez de los trabajadores del lugar, la jefe de turno Paula Rodríguez Soler detuvo la venta aunque quedaba malta para vender y personas necesitadas de comprar.

Cuando los clientes reclamaron, la corrupta funcionaria y su desvergonzada pandilla de malversadores y traficantes ofendieron y pisotearon los derechos de los que protestaban.

En ese momento reaccionaron Ana Iris, Ada Iris y Tahimí como activistas de derechos humanos y como clientes.

Comenzaron  una fuerte Protesta Pública, en la que exigieron respeto a los Derechos Humanos, alimentos para el pueblo y la liberación inmediata de todos los Presos Políticos.

De inmediato los trabajadores de “Las Torres” activaron a los violentos grupos de respuesta rápida locales. Ofendieron moral y políticamente a las Opositoras y a la niña.

Las amenazaron con “reventarles la cabeza a golpes”. Incluso intentaron lanzarle agua y luego piedras pero no lo hicieron porque ya habían muchas personas filmando con sus móviles.

Enseguida llegaron los esbirros de la seguridad del estado y el minint, a los que habían llamado  por teléfono y las mujeres para salvaguardar la integridad y la libertad y proteger a la niña se fueron del lugar. Pero fueron perseguidas y asediadas por efectivos comunistas, a pie, hasta que llegaron a su casa.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .