Palabras por el rescate de la memoria cubana y la continuidad del ICMHCT

MHC#TiempoDeContar

Gracias al trabajo del Instituto de la Memoria Histórica Cubana Contra el Totalitarismo cientos de cubanos hemos podido tener acceso a información veraz de lo que ocurrió en la isla desde que Castro llegó al poder e incluso hemos llegado a la cabal comprensión de determinados eventos históricos luego de leer los testimonios de familiares y víctimas de la cruzada maldita que llegó al poder en 1959.

Recuerdo que las primeras fotos, los primeros almanaques y libros que llegaron a la isla nos permitieron conocer qué fue en realidad el presidio político plantado y nos ayudaron a entender con mayor claridad las razones por las que hubo alzamientos en armas y otras acciones para derrotar la dictadura.

Esa labor el IMHCCT  la ha realizado esa labor sin pedir nada a cambio. Y lo seguirán haciendo hasta el último aliento porque la verdad y la justicia rigen sus caminos, por eso nos toca a nosotros que nacimos  a partir del año en que las huestes de verde olivo llegaron al poder, dar continuidad a lo que empezaron ellos.

memoria

Nos corresponde  seguir adelante en la idea de rescatar la memoria histórica cubana y entablar una batalla contra el olvido y afortunadamente tenemos ahora más posibilidades que las que tuvieron los fundadores del ICMHCT.

Antes la información llegaba a la isla a duras penas burlando controles y vigilancia. En las pocas embajadas que aceptaban recibir disidentes nos entregaban folletos, algunos libros, casetes… que luego distribuíamos en nuestros municipios para debatirla entre los interesados. También mucha gente escuchaba las emisoras  que la dictadura calificaba de “enemigas” y luego  diseminaba la información con sus vecinos y amigos.

Ahora el flujo de información es imparable porque tenemos redes sociales que lo permiten y nosotros no debemos ni podemos dejar pasar ante nuestros ojos la posibilidad de difundir nuestra historia nuestras raíces nuestra verdad.

Es hora de poner los talentos al servicio de Dios.

El manejo de las redes sociales para decir lo que pensamos o para divulgar lo que deseamos no puede ser un asunto de millenials solamente, ni se puede convertir en un espacio para atacar insultar denunciar alabar y / o amenazar.

Aprovechemos  esa opción que no teníamos en las últimas cuatro décadas del pasado siglo. Yo ya lo hago y esta noche los invito  a  extender el propósito del IMHCCT mas allá de lo que con tanto amor y dedicación han venido realizando los hombres y mujeres que ya pasan de los setenta años pero no se rinden ni se resignan a dejar que la verdad sea borrada de la historia de Cuba.

Es una tarea difícil en estos tiempos en que abunda el desconocimiento de nuestra herencia, de nuestras raíces porque ese precisamente ha sido el  objetivo de los comunistas “borrar la historia e imponer otra”.

Por eso mi invitación va tanto millenialls como aquellos  que pasamos  la cifra que nos califica de adultos mayor para  realizar una cruzada “contra el olvido” en esas redes sociales a las que tienen acceso todos sin distinción de raza, credo o categoría social.

Por estos días en las redes sociales he visto como se manejan términos diversos términos para definir o calificar acciones y personas relacionadas con Cuba. Aunque parezca extraño yo hoy los traigo a esta intervención para pedirle a todos que usemos el significado de ellos a favor en la continuidad de la labor del ICMHCT.

Entre los términos está el  que habla de la predilección exagerada que algunos funcionarios que ocupan cargos públicos poseen respecto a su familiares, allegados, y amigos a la hora de realizar concesiones o contratos a empelados.

Yo les pido que los usemos pero para extender a nuestros familiares y amigos la antorcha de la continuidad en el ejercicio de salvar la memoria cubana.

Pongámoslo a nuestro favor para poder decir que nosotros los hijos y nietos de los presos políticos cubanos, los hijos de cientos de adolescentes y niños que vinieron a este país durante la llamada operación Peter Pan y  los cubanos que tanto en la isla como en el exilio queremos libertad y democracia “tenemos la obligación de ser  continuidad   en el  noble empeño del Instituto de la Memoria Histórica Cubana Contra el Totalitarismo de salvar la memoria cubana.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.