La muerte de un chivato en Camajuaní

Este domingo a las 2:00 am murió de forma repentina Lázaro Oropesa Herrera uno de los más emblemáticos delatores de ese  municipio. Oropesa como era conocido por los habitantes de esta ciudad tenía al morir 73 años y vivía al lado de la terminal de ómnibus interprovincial en la calle Independencia (Calle Real).
En su copioso historial al servicio de la dictadura lo mismo podían verlo vestido de auxiliar de la policía (guarapito) que  colaborando en labores subrepticias al servicio de la SE.
Para que sirva de ejemplo a los que  ocupan sus vidas en hacer el mal a sus semejantes  en el cortejo fúnebre a Oropesa Álvarez el número de acompañantes no rebasaba la decena y era nula la presencia de agentes del MININT y los órganos de la Seguridad del Estado. “Como siempre pasa, esos sujetos son menospreciados por aquellos que los utilizan”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s