De cuando los del 26 de julio hacían acciones violentas pero no se usaba la palabra terrorismo

Cada año la Dictadura Cubana en sus medios de prensa recuerda las acciones que los integrantes del M-26-Julio realizaron para derrocar a Fulgencio Batista y alaba los métodos empleados para enfrentar a las fuerzas del orden en el país.

En aquella época en que los del 26 de julio hacían acciones  no se usaba la  palabra terrorista  los textos publicados por el régimen castrista justifican las acciones violentas con el hecho de que era necesario derrocar el sistema.

Según la visión de los vencedores  ajusticiar a tiros, hacer explotar una bomba en un lugar público, y  volar un puente era  imprescindible para derrocar al régimen.

Fueron acciones que aún alaban y defienden los comandantes históricos que siguen en el poder y los que ya murieron.

Les comparto un texto que encontré en Cubanos por el Mundo sobre una de las “lindezas” que hacían en esa época los del 26 de julio cuando la palabra terrorismo era justificada por sus protagonitas.

La historia de Urselia Díaz Báez y su bomba que provocó su muerte

Aunque Urselia Díaz Báez solamente tenía dieciocho años de edad al momento de morir, ya había realizado varios actos terroristas en lugares públicos de La Habana, donde asistía un gran número de personas inocentes, como se muestra en el libro: “Tras las huellas de los héroes,” escrito por la investigadora Nidia Sarabia y publicado en 1980 por la editorial Gente Nueva. En sus páginas se puede leer:

tarja-urselia-diaz1“Cierto día se le dio la encomienda de realizar una misión peligrosa: tenía que hacer explotar una bomba en el edificio Bacardí. Mientras, otra compañera realizaría una acción similar en el edificio de la Manzana de Gómez

Un miembro de su célula fue detenido. Los padres de Urselia, temerosos de ser delatados, consiguieron que su hija se trasladara a la casa de un familiar, pero ella accedió con tal de llevar a cabo una misión que se le había encomendado. Se trataba de realizar un sabotaje en un bar situado en las calles Ángeles y Estrella, a pocos metros de la casa de su tía, donde se escondía. Urselia llevó a cabo el mismo y se mezcló entre el público y la policía para observar el resultado de su operación.

Otro día realizó semejante operación en el Ten Cent de la calle Obispo”.

Una tarja colocada en el cine-teatro América, ubicado en la calle Galiano, Centro Habana, recuerda que el 3 de septiembre de 1957 murió destrozada la terrorista Urselia Díaz Báez -estudiante del Instituto de La Habana e integrante de los grupos de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio-, cuando le explotó la bomba que iba a poner en el cine.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s