Al otro lado de Cuba, en Pinar del Río saben de ciclones y pobreza

Este año el extremo Occidental de Cuba no ha sido visitado por los huracanes por eso los residentes de la provincia de Pinar del Río no esgrimen desgracias de última hora. Ellos entienden muy bien la angustia y la desesperación por la que pasan cientos de familia en los municipio de Guantánamo  por donde pasó Matthew pero recuerdan…

La activista Daudy Hermelo expone el caso  de Paula Rosa Pereira Hernández, una anciana de 81 años de edad (que desde luego no es el único en esa región)

Vive en Celestino Pacheco No. 84 entre Roldán y Emilio Núñez, en el municipio cabecera de Pinar del Río y según destaca la activista Paula Rosa y es que pasa mucho tiempo sentada fuera de su “casa” que está a solo dos cuadras del Gobierno Municipal y, por ende, el presidente de ese órgano, conocido por todos como Robertico tiene que pasar por el frente de su vivienda.

“El hecho de que la anciana se mantenga la mayor parte del tiempo durante el día sentada fuera de su humilde hogar, está vinculado con su temor a que se derrumbe el techo y pueda caerle encima y dice no temer tanto a la muerte como a que tenga lesiones que no le permitan recuperarse por su avanzada edad.

Por Pinar del Río pasaron los ciclones Isidore y Lili, por citar dos de los más recordados por la población de esa provincia.

 La vivienda de Paula Rosa fue declarada en derrumbe total de techo,  las paredes son de bloques, pero hasta el momento no ha recibido ninguna ayuda, lo que implica que ha perdido la mayoría de sus pertenencias porque se les fueron mojando y deteriorando más, cada vez que ha llovido.

 “Entre las pérdidas que ella considera grave están los utensilios de cocina, cuentan con una hornilla, un refrigerador viejo en muy mal estado, que les lleva el consumo eléctrico hasta más de 60 pesos moneda nacional, muy por encima de lo que pueden pagar, ya que ella tiene un retiro de 200 pesos y vive con un nieto que es quien se ocupa de todos los quehaceres y de atenderla a ella. Tampoco tienen baño.

Se puede hacer una larga lista de todo lo que carecen: ropa, sábanas, colchones y muebles, todo se les ha acabado con el paso del tiempo y no han podido recuperarlo.

Aunque Paula Rosa accedió a conversar con nosotros, explica que no puede dejar de echarse a llorar cuando se pone a pensar en las condiciones en que vive y siente haber confiado en Fidel Castro cuando expuso que la Revolución era de los pobres y para los pobres y de los humildes y para los humildes.

“En realidad -dijo esta anciana- cualquier perro puede vivir mejor que lo que yo vivo si tiene un hogar y quien se ocupe de él”.

Sin temor a equivocarse se puede afirmar que en Cuba se ha convertido en una costumbre vivir en situaciones precarias, sin poder encontrar alternativas para mejorar socialmente a las personas.

Por eso  es imposible creer que los guantanameros afectados por el huracán Mathew, van a tener otra cosa que no sea un futuro incierto.

Texto y fotos de Daudy Hermelo .(Octubre 2016)

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s