No hay agua ni comida en Maisí pero al gobierno le quedan fondos para espectáculos culturales

El sábado 15 de octubre la electricidad en Maisí no se había restaurado para la población, las escuelas y las tiendas seguían sin funcionar  porque el ciclón las destruyó las edificaciones,  no había agua potable ni alimentos gratis, y el viernes por la noche había llovido de nuevo sobre la zona donde decenas de personas quedaron sin techo.

Sin embargo los reporteros del periódico local Venceremos (que obedece las instrucciones del Partido Comunista) aseguraron que a pesar del desastre y la desolación  a los residentes les quedaba la capacidad para disfrutar  de un espectáculo artístico y se lució con una galería de fotos para que al lector no le quedaran dudas.

galeriaEl diario oficial Venceremos destacó  que “con la progresiva recuperación de los daños causados por el poderoso huracán en el municipio la vida de sus pobladores va cambiando”, y que ya a todos los consejos populares se puede llegar “por tierra” tras varios días incomunicados.

Asimismo, el periódico celebró que el servicio eléctrico, todavía limitado, permitió la realización de espectáculos culturales con la participación de integrantes del Conjunto Artístico Integral de Montaña y de jóvenes artistas perteneciente a la Asociación Hermanos Saiz de la provincia.

Sobre la distribución de alimentos y la ayuda para reparar las viviendas afectadas, el medio de prensa no dio detalles pero medios de prensa enfocados en el tema cubano lpor mís de una semana reportaron  que varios activistas de organizaciones opositoras fueron detenidos cuando intentaban llevar ayuda a los afectados por el huracán Matthew en Baracoa y Punta de Maisí, en Guantánamo.

Baracoa otro lugar donde las donaciones se esfuman y todo lo que entregan a la población hay que pagarlo.

Un reportaje de Jorge Cervantes abre las puertas a las regiones que la Dictadura no dejó llegar a la prensa independiente y a los activistas de derechos humanos que intentaban recorrer la región luego del paso del ciclón y cuando se restauró una vía de acceso por tierra que destruyó Matthew.

“Desde que nos acercamos apreciamos la tristeza y la desesperación en los rostros de familias completas que apenas habían podido alimentarse en varios días.

El pesimismo reina en ellos y pocos albergan la esperanza de que el gobierno les ayude”, dijo Cervantes quien burló la vigilancia policial para poder entrar a los barrios afectados que las cámaras de los reporteros oficilaistas nunca llegan.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s