La Dictadura no quiere que EEUU ayude a los jóvenes cubanos pero tampoco propone algo mejor.

Mientras el poderoso huracán Matthew arrasaba por el Caribe y los institutos de meteorología de la región advertían del impacto en Cuba en otros países representantes del oficialismo en la isla se encargaban de arremeter contra el programa de becas de World Learning, (una organización de EEUU sin fines de lucro que en el verano de 2015 y 2016 diseñó un programa de liderazgo juvenil dirigido a jóvenes cubanos).

Entre las razones expuestas por la parte  castrista para denigrar el programa de becas apareció el de catalogarlo como  un Caballo de Troya para socavar los ‘logros de la revolución’.

Y desde luego no aparece por la parte del gobierno cubano ningún “plan” de acción para que los jóvenes cubanos se sientan atraídos y rechacen al supuesto programa “malévolo”.

Ahora mismo tiene una gran oportunidad de “conseguir” jóvenes fieles y agradecidos al discurso oficial. Nada más llegarse al Oriente de Cuba e indagar entre los rostros que posan para las cámaras un día después del paso de Matthew por esa región.