Requisas selectivas y asaltos autorizados en Cuba

Las requisas selectivas y las confiscaciones de objetos personales son frecuentes en los aeropuertos cubanos mientras que los asaltos autorizados ocurren en las autopistas y puntos de control de las provincias.

Esos asaltos cuando ocurren contra los activistas por lo general son más conocidas porque se publican en las redes sociales y cobran más fuerza, pero no olvidemos que Cuba adentro abusos de ese tipo se dan a toda hora y casi nadie se entera.

Berta Soler, representante del grupo Damas de Blanco fue detenida el miércoles 31 de agosto  y conducida a una estación de la policía en Boyeros, poco después de arribar al aeropuerto internacional José Martí.

Venía de regreso de un evento celebrado en Birmania, y su equipaje estaba en el peso adecuado según las normas cubanas, según dijo ella a Martí Noticias que la contactó telefónicamente. Alguien de la Aduana mandado por el Departamento de Seguridad del Estado le dijo que ella estaba seleccionada para pasar por “Rayos X y ella se  negó. Comenzó a gritar consignas de  ¡Abajo Fidel! ¡Abajo Raúl! ¡Cuba sí, Castro no! La sacaron con violencia delante de tres o cuatro vuelos que llegaron y esperaban en la estera los equipajes y estuvo retenida durante unas tres horas.

Iván Hernández al regresar a Cuba el 31 de  fue abordado en el aeropuerto de La Habana por  las autoridades de Inmigración que le confiscaron el pasaporte y el teléfono celular   y le retuvieron el equipaje. Regresaba a la isla luego de viajar por varios paisespara dar cumplimineto a invitaciones de organizaciones de DDHH.

Cuando protestó por  la injusta detención policial  fue golpeado, arrastrado por el suelo y empujado dentro del vehículo policial.  Asimismo, lo mantuvieron varias horas en un cuarto y luego lo trasladaron a la estación policial de Santiago de Las Vegas, donde quedó incomunicado.

Estuvo en una celda hasta el 1 de agosto, día en que lo liberaron sin cargos. Luego de liberarlo Hernández fue al aeropuerto a recoger su equipaje y allí supo que le habían confiscado varios artículos personales. Hizo todos los trámites que establecen las leyes cubanas  para reclamar lo confiscado y esta fue la respuesta que le dieron el 27 de agosto:

“Desaparecidos de mi equipaje en aduana: disco duro externo, compresor de aire, calculadora, reloj digital de pared y extensión de corriente”. Todos los artículos robados en mi equipaje confirman lo que siempre he denunciado de la Aduana cubana: son unos corruptos y delincuentes”, denunció en su cuenta de Twitter Iván Hernández @ivanlibre.

Mario Félix Lleonart Pastor Bautista cubano expuso en  Decomisos y más decomisos una de varias arbitrariedades de las que ha sido víctima en aeropuertos.

“A nuestro regreso a Cuba por Santa Clara en vuelo ARU272 luego de tres horas y media de revisión nos decomisaron una tarjeta de memoria Micro SD, con videos y fotos de nuestra autoría y propiedad. Ante mi reclamo de literatura retenida en ese mismo aeropuerto a nuestra salida hace una semana, nos informaron que el resultado de la investigación preliminar es que la decomisarían también”.

En su blog el pastor ha dado detalles de cada ocasión en que ha sido víctima de los abusos del poder.

Aduana de Cuba reconoce que decomisa ejemplares de la Declaracion Universal de Derechos Humanos y lo ratifica

En plena carretera o a la sombra de la caseta del punto de control

La otra modalidad de abuso de poder –el asalto autorizado– casi siempre ocurre en plena carretera o a la sombra de las casetas de los puntos de control. Ahí es donde los militares cubanos se hacen de los botines y casi nunca quedan evidencias porque lo primero que les confiscan es el teléfono para que no puedan ni avisarle a la familia. Luego les quitan las videocámaras y en ese  orden todo lo que sirva para diseminar información.

punto de control caimaneraSeguido confiscan lo que “les guste” a los encargados de la requisa porque como quiera que sea “allí nadie los ve”.

Los militares no  levantan actas de ocupación ni les dan a firmar a ninguna víctima un documento donde dejen constancia de esa acción. Además desde el punto de control a la Estación de Policía hay un tramo muy largo y  la palabra del ciudadano no vale ante el poder de los militares en una estación policial.

El pasado año una periodista independiente cubana escribió sobre el tema de los puntos de control. En su artículo advirtió que “esas  instalaciones policiales se han convertido en antros de corrupción, represión y extorsión a viajeros y pequeños negociantes, que transitan entre las provincias y municipios del país.

Maltratan  a la población que viaja en los ómnibus urbanos y en camiones preparados al efecto. Sin embargo dan vía libre a los autos privados que se dedican a la transportación de pasajeros, más conocidos como “boteros”.

 

 

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s