Incertidumbre en Santiago de Cuba cada vez que ocurre un sismo

Las tres caras de una jornada de sismos en Santiago de Cuba.

I

Fuentes noticiosas informaron que ayer se registró un sismo perceptible a las 7:38 p.m. del viernes 22 de enero, localizado en las coordenadas 19.75 de latitud norte y los 76.09 de longitud oeste, a 40 kilómetros al suroeste de la ciudad de Santiago de Cuba, con una profundidad de 8.9 kilómetros y una magnitud de 3.0 en la escala Richter,

El diario estatal Granma. señaló que no se reportan daños humanos ni materiales.

Ningún medio oficial da cuenta de los temores de la población ante un sismo de mayor envergadura, tampoco de la preocupación de los lugareños sobre lo que le sobrevendría en caso de un desastre que los ponga en una situación parecida a la del 2012 cuando el ciclon Sandy azotó la región.

Muchos ruido y pocas nueces me diría un amigo que vive en Santiago de Cuba.

“Se gastan -lo del gobierno- cualquier cantidad de tiempo realizando mesas redondas, paneles informáticos, emitiendo boletines noticiosos, destacando el trabajo del estado mayor, de las estaciones sismologicas, en la Televisión que Nadie Ve y pero cuando pasa la racha todo sigue igual.

A pocas horas de reportarse los primeros movimientos sismicos en Santiago de Cuba el domingo pasado el doctor en Ciencias Bladimir Moreno, director del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CNAIS) de Cuba respondió ante un panel televisivo de Tele Turquino un grupo de interrogantes.

La respuestas del experto fueron publicadas en el periódico provincial Sierra Maestra el 19 de enero. Dijo que en cnodiciones “normales” ocurren de 10 a 15 sismos diarios.

Consultado sobre si ocurrirá en esa zona un terremoto de gran magnitud respondió:

“No podemos decir cuándo pero es casi seguro. Las deformaciones que tienen las cortezas alrededor de las fallas tectónicas que existen en el mundo son constantes en el tiempo. En el caso de Cuba, esa deformación constante anual es de un centímetro y mientras pase más tiempo respecto al último terremoto fuerte, mayor será la intensidad del próximo que ocurra. Los terremotos son cíclicos porque esa deformación tiene que volver a su estado normal por lo que en algún momento tendrá que liberarse esa gran deformación.

Entonces ¿qué recomienda? Es imposible saber si es alta o baja la probabilidad que ocurra un terremoto grande, por eso es mejor es estar preparados para mitigar los posibles daños.

Para leer las respuestas a las nueve preguntas al experto puede visitar Sierra Maestra.

II

Hasta donde he leído la preparación por parte del gobierno para “mitigar los daños” aparece reflejada en la página digital 14ymedio.com  y se enfoca en las medidas que han tomado con los estudiantes extranjeros  que cursan estudios en la Universidad de Santiago de Cuba y han sido trasladados hacia la provincia de Holguín como medida preventiva ante la cadena de sismos que ha sacudido a esa ciudad en los últimos días.

No se ha precisado la cantidad ni por cuánto tiempo estarán en Holguín y ninguno está recibiendo clases hasta ahora, precisa la información de 14ymedio.com.

III

santiago_plazadolores
Una foto tomada del blog Santiago en mí muestra la Plaza Dolores de Santiago de Cuba. Los santiagueros ante los repetidos sismo salen por las noches a plazas y parques

 

La otra cara de  Santiago de Cuba durante estos días de sismos la presenta con todo detalle Diario de Cuba con una crónica de Lourdes Gómez

Tras varios días de sismos la población especula, lo impredecible de los eventos contribuye a ello.

La incertidumbre es el sentimiento que prima después de cada sismo perceptible, pues el terremoto es una especie de ruleta rusa.

La baja de las frecuencias sísmicas de los últimos días incidió en la disminución del número de quienes van a dormir a lugares públicos, pero se mantiene la suspicacia. Se duerme con una bolsa de supervivencia lista, en salas o lugares cercanos a las puertas de salida.

Los más reticentes a abandonar los espacios abiertos son los moradores de los edificios de 18 plantas, y su renuencia es comprensible. Los riesgos allí son mayores no solo por la altura, sino porque la mayoría no tienen habilitados los ascensores necesarios para una rápida evacuación.

La ola sísmica ha demostrado que la población necesita estar preparada para enfrentarse a estas situaciones de emergencia. Resulta inconcebible que solo ahora se implementen en escuelas y centros de trabajo simulacros de evacuación. No es de extrañarse que en medio de la práctica de uno de estos simulacros, en el seminternado Clodomira Acosta, el pasado jueves, los niños salieran gritando despavoridos de las aulas en lugar de esconderse bajo las mesas, como se les acababa de indicar.

Los santiagueros tienen el lógico temor por la posible pérdida de la vida y sus bienes, y también se quejan por la mala suerte que les trae la naturaleza. Lo resumió René, un profesor, en un parque de la Avenida Martí: “Primero Sandy, después la sequía y ahora esto, parece que la naturaleza quiere vernos muertos.”

 

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s