Para que se sepa: estamos obligados hacer el trabajo de la prensa en general

dblancoLa verdad es que no puedo hacer como el avestruz cuando leo estas publicaciones que hacen desde Cuba o cuando escucho los testimonios de las víctimas a través del teléfono o frente a una cámara de video.

Aquí les dejo algunos segmentos de lo que escribió anoche Agustín López periodista independiente cubano autor del blog Dekaisone.


No se detiene la caravana del terror en Cuba

Domingo 24 de mayo de 2015: “Le entrego el teléfono a Arturo Rojas con la intención de que haga unas fotos para la prensa y se comunique con mi amigo Reinaldo Escobar. Yo soy muy conocido entre los esbirros de la policía política y siempre me apresan al comienzo de la operación sin que pueda hacer mucho para divulgar información.

La prensa internacional acreditada en la isla no se atreve a acercarse donde hay represión, los periodistas independientes que Raúl quiere eliminar estamos obligados hacer el trabajo de la prensa en general.

Agustín López fue detenido el 10 de diciembre de 2014 un militar le tapa la boca para evitar que grite consignas
Agustín López fue detendio el 10 de diciembre de 2014 un militar le tapa la boca para evitar que grite Libertad
Termina la reunión en el parque Gandhi. Hoy no han asistido ni Rodiles, ni Moya, ni Roca, a los tres los han arrestado desde las primeras horas de la mañana. Berta esta para el exterior.

Salimos por la calle 26 rumbo a la parada de 28 y tercera. Los rayos del sol caen perpendiculares sobre las aceras. El calor hace sudar los cuerpos. Los activistas hombres se adelantaron seguidos del grupo de Damas de Blanco, las dos paradas estaban vacías.

Caminé por el borde de la vía sin quitarle la vista a mi hermana que va delante. Todo parece normal pero de pronto se convierte en una vorágine de ruidos de autos y chirridos de gomas pegadas en el pavimento.

– Primero aparecen los autos de civil. Dos de ellos se detienen a mi lado y se tiran hombres como fieras enfurecidas. Uno de los sicarios castristas me toma del brazo izquierdo, le tiemblan las manos, no miro, no me interesa verle el rostro. Todos son esbirros.

-Después de los autos de civil le siguieron los carros jaulas y los autos policiales, y por último los ómnibus. El esbirro que me había tomado del brazo me empujaba hacia la bataola donde los uniformados de la policía arremetían con ferocidad contra damas y activistas. Delante de mi tres policías uniformados y uno de los esbirros proyectaron al corpulento Aurelio Andrés González contra el pavimento. Dos de ellos casi encaramados en su espalda y torciendo sus manos lo presionaban de cabeza contra el costado de uno de los ómnibus, mientras otro le golpeaba con el puño por el abdomen debajo del costillar derecho.

Haciéndome chocar entre la gente de uniformes y civil el esbirro me desplazaba por dentro de todo aquel desastre de “revolución” y de sus “revolucionarios”.

Otro señor grueso de barba blanca fue tomado por el bajo de los pantalones y proyectado también contra el pavimento. Los militares de la brigada especial le doblaron la cabeza como si fuera a besar la tierra. No pude ver más. Dos policías me alzaron casi en peso y a empellones me subieron a un carro jaula que estaba detenido en medio de la calle.

A Aurelio y al señor de la barba blanca también los subieron a empujones y golpes después de mí. Veía al barbudo delante de mi respirar con dificultad. Un ronquido anormal como de bufidos de un carnero degollado dejaba escapar de su pecho. Por unos instantes creí que se iba a infartar pero luego me percate que el hombre tenía hecho una traqueotomía y respiraba a través del orificio abierto a nivel de la glotis y por eso le hacía incrementar el sofoco.

La puerta del carro jaula se abre de nuevo y delante de mis pies choca contra las planchas de hierro del piso el rostro de Jorge Arufe cuyo cuerpo ha sido catapultado desde el exterior por varios de los matones. La mitad del cuerpo de la cintura para abajo le cuelga hacia fuera y debido a las manos esposas a la espalda le es imposible incorporarse y por unos instantes permanece en esa posición hasta que logro incorporarlo, entonces no puedo soportar más y de mi pecho brota un grito con todas mis fuerzas. Asesinos. Muchos de los matones me miran desde abajo pero ninguno hace ademan de golpearme.

El señor del hueco en el pecho con las manos esposadas a la espalda sigue jadeando con sus conmovedores estertores, entonces entre todos logramos quitarles las esposas plásticas buscando que estabilice su respiración. El hombro de Jorge comienza a tomar un color sanguinolento.

La furgoneta parte y se aleja de donde continúan esposando, golpeando y subiendo a los vehículos a las Damas de Blanco y los activistas. La Caravana del Terror comienza su viaje de costumbre.

Seguir leyendo en No se detiene la caravana del terror en Cuba.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Un comentario en “Para que se sepa: estamos obligados hacer el trabajo de la prensa en general”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s