represor y cuerda

agentes
El acto de repudio es la expresión de la barbarie y la falta de dignidad del ser humanos. Decir “fui porque me obligaron” no es excusa. Cuando un hombre respeta al prójimo nadie puede obligarlo a hacerle daño. Quienes lo promueven y permiten son tan criminales como los que participan. No hay justificación para asistir a ellos.

La misionera de la Iglesia Bautista en Taguayabón escribió en su blog “Los actos de repudio, la estrategia más incivilizada que utiliza el régimen de Cuba para reprimir a la oposición interna”

Ella explica que Leonardo Rodríguez Alonso, activista por los Derechos Humanos, miembro del Movimiento Cubano Reflexión de Camajuaní, provincia de Villa Clara fue víctima de un acto de repudio y decidió denunciar el hecho, por eso apeló a publicar las fotos de las personas que se prestaron para alentar y permitir el acto de repudio.

“Por la importancia que tiene exponer al mundo en qué consisten los macabros e históricos actos de repudio, así como mostrar los rostros de los represores, he decidido publicar el artículo de mi amigo en mi blog, junto al testimonio gráfico que su lente logró captar”, escribió Yoaxis.

Ellos son utilizados ahora, el tiempo les cobra después. La dictadura no tiene cómo contentar a esa multitud que tiene las mismas carencias que la víctima.

Roma paga pero desprecia.

represor jefe textil

yincito

yuarimi ta