El precio de ‘pensar con cabeza propia’ en Cuba

Los jóvenes que apuestan por quedarse en Cuba y buscar desde allí cambios y mejoras son duramente castigados cuando les impiden graduarse de una carrera universitaria.
Rafael Hernáandez

Mutilarlos de la posibilidad de estudiar y abrirse camino profesionalmente en su país es el castigo más cruel que aplica el gobierno cubano a los jóvenes que intentan desde sus lugares de origen ampliar el universo profesional pero “pensando con cabeza propia”.

El estudiante de Licenciatura en Derecho Rafael Alejandro Hernández Real ahora tramita una reclamación ante las autoridades docentes de la Universidad de Baracoa. Exige se le restaure el derecho a presentarse a exámenes que le permitan graduarse en el Curso de Superación por Encuentro para Trabajadores de la carrera de leyes.

Todo se debe a que el 8 de enero de 2013 recibió la comunicación oficial de que no podrá realizar los dos últimos exámenes que son lo único que le falta para graduarse de derecho.

El reglamento docente en las aulas universitarias establece que si un estudiante tiene ausencias injustificadas no puede realizar exámenes a menos que presente documentos que justifique una enfermedad o que estuvo en una movilización militar o en misión internacionalista.

Hernández Real de 24 años de edad faltó a clases de licenciatura en derechos en dos ocasiones porque fue detenido por la policía política seguridad del Estado.

En septiembre lo detuvieron en Imías y en diciembre en Baracoa lugar donde él vive en ninguno de esos arrestos le dieron documento policial que atestiguara cada caso para presentarlos como justificación”, dijo.

En enero del presente año un directivo de la Universidad le informó que por esos dos días de ausencia no se puede presentar a exámenes.

“No han tenido en cuenta que soy un estudiante con título de oro”, dijo el joven.

Los problemas de Rafael con la oficialidad cubana comenzaron en 2008 cuando junto a Eliéser Ávila increparon a Alarcón en la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana y expresaron públicamente lo que pensaban de diferentes aspectos de la sociedad cubana.

Tuvo que abandonar el centro estudiantil donde estudiaba informática ‘marcado’ por cuestionar a Alarcón ,figura representativa del régimen que en aquel momento ocupaba un cargo distinguido en la cúpula comunista.

Regresó a Baracoa y allí comenzó a estudiar un curso ‘por encuentros’ en la Universidad, pero todo transcurrió sin contratiempos hasta que decidió integrarse a la Alianza Democrática Oriental (organización opositora al régimen). Desde ese momento citaciones, detenciones y prohibiciones le han hecho entender que lo único que no puede hacer un joven cubano es ‘actuar y pensar con cabeza propia’.
Manuel Robles

En la capital, las penurias por “pensar con cabeza propia” las vive Manuel Robles Villamarín expulsado de la universidad en la que estudiaba, aunque el instituto dice lo contrario, por ser militante de un movimiento cívico pacífico, inspirado en el humanismo cristiano y en la lucha por la libertad y los derechos del pueblo cubano.

Robles de solo 21 años dijo que cursó tres años en el Instituto Superior Politécnico “José Antonio Echeverría” en La Habana (Cuba) en el Curso para Trabajadores, especialidad: Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica solicitó al culminar el tercero “repitencia”, sin embargo cuando llegó la fecha en que debería incorporarse de nuevo al aula le informaron que no podía hacerlo. El Decano decidió separarme por dos cursos de la Educación Superior”, dijo el joven.

No es la primera vez que la Seguridad del Estado Cubano se preocupa por mi persona, hace aproximadamente cuatro años cuando me eligieron para director de la publicación juvenil católica “IXTHYS”, un amigo de la jerarquía eclesiástica me dijo que le habían preguntado los del Comité Central por mí en una de esas reuniones que ellos tienen para tratar algunos asuntos.

Recientemente, un conocido mío, colaborador del Opus Dei en Cuba, me dijo que los de la Seguridad del Estado le habían preguntado por mí, por mi pensamiento. Según esta persona, él es el designado (no se por quién) para mediar con esta gente para que se puedan seguir reuniendo los simpatizantes del Opus con los formadores de ellos que son extranjeros (numerarios, supernumerarios, sacerdotes del Opus).

Además, han venido a mi barrio a investigarme, y como era de esperar, consultaron al presidente del CDR. Sé que les preocupa que escriba con toda libertad para algunas publicaciones, que sea líder de los jóvenes católicos en La Habana y miembro del Movimiento Cristiano Liberación.

“Todo ese odio que me tienen, todo ese desprecio y persecución, lo pongo en manos de Dios, yo tranquilo y en paz” dijo en la página del Movimiento Cristiano Liberación.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s