Matar al mensajero

Sancionaron al reguetonero cubano El Chacal por “expresar palabras obscenas en sus conciertos y por demostraciones impúdicas” y unos días después Cuba anuncia un rosario de prohibiciones para ellos y los que escuchen esa música en lugares públicos.

El Ministerio de Cultura sancionó al reguetonero más solicitado por la juventud cubana y lo suspendieron definitivamente de sus presentaciones en escenarios del territorio nacional por expresar palabras obscenas en sus conciertos y por demostraciones impúdicas según declaró Alvaro Yero en Primavera digital.

Explica Yero, que al Chacal lo suspendieron definitivamente de sus presentaciones en escenarios del territorio nacional. El cantante fue suspendido luego de que se le llamara la atención en dos conciertos por expresar palabras obscenas y casi desnudarse frente al público y aunque el artista presentó un recurso de apelación el abogado de oficio Ricardo Sánchez Aranes advirtió que posiblemente jamás vuelva a cantar en los escenarios del país ya que la sanción definitiva la solicitó al Ministerio de Cultura, la señora Gladys Bejerano Portela, miembro del Consejo de Estado y Contralora General de la República.

El Chacal es uno de los cantantes más solicitados por la juventud cubana y se encontraba en el apogeo de su carrera pero si en algún momento sus seguidores pensaron que esa fama le podía valer de algo para volver a los escenarios, las declaraciones del presidente del Instituto de la Música de Cuba, Orlando Vistel Columbié ya deben haber tirado al piso de los esperanzados los “Cristos del Alma”.

El funcionario Vistel dijo que está en marcha un proceso de depuración de los catálogos artísticos y la implementación de una norma jurídica que regule el uso de la música, en los medios de difusión (todos estatales), las programaciones recreativas, las fiestas populares, y la ambientación de lugares públicos.

También precisó que tras la depuración, el reguetón quedará prohibido incluso en restaurantes y cafeterías estatales o particulares, ómnibus para el transporte de pasajeros y espacios públicos en general.

Nos queda esperar a ver qué ocurrirá luego que decretaron la muerte del mensajero para no tener que ‘atrapar los receptores’.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s