En Cuba no hay dengue sólo sospechas

El régimen cubano controla las cifras de enfermos y fallecidos en todo el país con una precisión meridiana. Cada mes el organismo ministerial de la salud, conocido por Ministerio de Salud Pública recibe los ‘informes estadísticos’ de provincias que a su vez los reciben desde cada municipio y policlínico.

Los informes estadísticos de salud son esmerados, cada planilla recoge detalles. Las causas de la muerte deben quedar en el papel “muy claras” y esto implica que nada deber escapar a la mirada del profesional de la medicina que hace los informes. Pero ahí es donde comienza el problema de padecer una enfermedad que el régimen ha considerado erradicada o controlada porque ese libro de planillas e informes no deja que las personas se vayan de este mundo de una “muerte real”.

Si en Cuba el Comandante en Jefe dijo una vez que se había erradicado la tuberculosis cualquier experto puede investigar que aunque en el país hayan un centenar de personas muertas a causa de esa enfermedad, en las historias clínicas consta que murió de un paro cardíaco o respiratorio, pero nunca de la palabra: tuberculosis.

Igual ha ocurrido con la leptospirosis, la meningitis, la neuropatía o la malaria, entre otras.
Y es que todo empieza desde el primer infeliz que fue detectado con la enfermedad X por el médico del consultorio. Se arma el castillo de mentiras. La jefa de estadísticas no va a reportar a provincia la verdad por temor a que allí le echen un regaño antes de decirle que ese dato no va para arriba pues el jefe va a dar dos puñetazos en la mesa y “es mejor arreglarlo aquí antes de mandarlo porque no conviene señalarnos.

Igual ha pasado con las epidemias, los virus y otras las enfermedades contraídas por déficit alimentario. Nunca la culpa la tiene el régimen que ha llevado a la población a mal alimentarse y desnutrirse y ha permitido que la pésima higiene deje campo abierto a la proliferación de enfermedades infecto-contagiosas.

En un círculo vicioso donde nadie quiere coger el regaño del superior, ‘ni cargar con el muerto’ lo más lógico es morir de un paro cardiaco o respiratorio porque al fin y al cabo la gente se muere cuando se le detiene el corazón o deja de respirar no importa si lo que lo llevó a ese estado final fue una epidemia como el dengue, el cólera o el paludismo.

Así ha sido siempre. Falsean las cifras y los datos y en ese entramado de informes hay tantos cómplices que al final ni el organismo internacional más capaz podría discernir para marcar responsables y criminales.

Ahora a Cuba no le ha quedado más remedio que admitir que hay caos de dengue y cólera, pero que a nadie le quede dudas que al final de esta jornada, las cifras de muertos nunca van a ser las reales porque la costumbre de mentir luego de cinco décadas, hace ley.

La semana pasada una recepcionista de hospital en Camaguey me dijo cuando le pregunté qué estaban haciendo con tantos casos de ingresos en la última quincena a causa de dengue y cómo se llamaba la señora que murió debido a esa epidemia y me contestó tajante “ Mire aquí no hay muertos ni nadie con dengue, todos están ingresados bajo sospecha”.

Le insistí en saber al menos la cifre de ingresos pero la frase aprendida de memoria se oía una y otra vez “nadie tiene dengue, todos están bajo sospecha”.

Consulté horas después con un padre de familia en Guantánamo sobre la existencia del dengue en la zona más oriental de Cuba y me explicó que “la gente está ingresada pero nadie puede decir que tiene dengue porque según los médicos “todos están allí bajo sospecha”.

No quiero cansar a los lectores pero les aseguro que cuando investigué en Santa Clara y Ciudad Habana la respuesta de los encuestados fue la misma.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

1 comentario en “En Cuba no hay dengue sólo sospechas”

  1. En Cuba todo se rige por un patrón, nada es real, en cuanto a la medicina y los cuidados médicos, solo hay que visitar un hospital de servicios al pueblo, y ver el desastre del servicio médico, no alcanzaría la mentira para explicar la miseria con que vive el pueblo cubano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s