Escuelas convertidas en cárceles

Donde muchos Hombres Nuevos escucharon la lección de Historia y el discurso de Fidel Castro en el mismo lugar que años después soportaron la golpiza o el castigo del carcelero.

Hace apenas unas semanas la Escuela Secundaria Básica Urbana (ESBU) Lino Pérez Muñoz en la zona de Juraguá provincia de Cienfuegos, fue convertida en prisión. En el lugar hay albergados unos 500 presos que antes estaban en la conocida Cárcel de Ariza de esa misma provincia. Los reclusos trabajan allí en la producción de carbón vegetal destinado a la exportación. No reciben un salario justo por su labor pero como son presos deben acogerse a las disposiciones de Cárceles y Prisiones que rige en el país para aquellos presos que después de ciertas consideraciones “pueden acogerse al régimen abierto”
El gobierno comunista cubano tomó el poder en 1959 y decidió convertir varios cuarteles del Ejército del gobernante Fulgencio Batista en escuelas. Para eso llenó de otras máculas al entonces sistema penitenciario existente en el país que no era el mejor pero tampoco el peor del mundo y prometió crear un sistema carcelario “más humano y justo”.
Pero cinco décadas después el sistema carcelario no es ni humano, ni justo y cada provincia cuenta con varias prisiones donde los reos sobreviven ante el hambre, las carencias materiales y el despotismo de los gendarmes que dirigen los centros penitenciarios. Y lo que es peor muchas de esas cárceles fueron escuelas construidas por el “gobierno revolucionario que sentenció que Cuba alcanzaría un lugar cimero en la educación” y que prometió que detrás de cada escuela habría un taller para que el niño aprendiera a ser útil y emprendedor en la vida.
En la zona Norte de Villa Clara hay dos centros docentes que fueron convertidos a finales de 1990 en cárceles. Ambas pertenecen al municipio de Motembo: son las antiguas escuelas en el campo nombradas General Lacret y José Luis Robau. Allí algunos hombres que una vez fueron alumnos del lugar ahora cumplen una condena y quién sabe si duermen, hacinados, en el tercer piso del edificio que antes fuera docente y donde los profesores de las asignaturas Historia y Marxismo-Leninismo hablaron de ‘las ideas de justicia de Marx, Engels y Lenin’. O caminan por los pasillos del edificio donde alguna vez escucharon la voz del profesor dictando un fragmento de un discurso de Fidel Castro cuando en la década del 60 prometió que en Cuba nunca más las cárceles incumplirían con los reglamentos que regulan el respeto al individuos y los derechos del hombre y del preso.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

4 comentarios en “Escuelas convertidas en cárceles”

  1. Las escuelas se construyeron durante una explosión demográfica, hoy ya no hay tanta juventud y van quedando vacías. Si hay 500 presos por escuela = es la misma cifra de alumnos que estas escuelas tuvieron, por lo que se supone, no hay hacinamiento, ya que esa tipología de edificios [Girón] se caracteriza por sus amplios espacios y confort desde el punto de vista del clima, iluminación y ventilación natural. Pienso que más bien es un mejoramiento de las condiciones de vida porque he visto otras prisiones de una sola planta, con techo de zinc o fibrocemento, muy bajitos, que frien a quienes estén allí dentro y con otras malas condiciones.

  2. Se ve que no conoces la realidad latinoamericana plagada de carceles con acinamientos espantosos y con condiciones peores que las carceles cubanas, al menos a ellos les sobran escuelas para convertirlas en carceles

  3. Esa Isla llamada Cuba es completamente una cárcel y resulta interesante que con los que sus manos hicieron hoy con los pies lo desbaratan. Ya el pueblo cubano de a pie no les cree sus mentiras, ni sus promesas ni sus engaños, entonces para qué les sirve una escuela donde su labor proselitista no tiene efectividad, allá los incautos que les creyeron a esos desalmados de los castros y lo mas tristes es que haya cubanos que se presten a alzar sus manos contra sus propios hermanos. Triste realidad. Interesante éste artículo para que los hermanos latinoaméricanos entiendan los que les puede sucede a ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s