Acta de advertencia para un represor

El totalitarismo, la dictadura o como quieran llamarle al engendro Revolución que llegó al poder en Cuba en 1959 no ha cambiado su naturaleza represiva y las muestras están en los informes del horror emanados de la isla cada año. Estos detallan el aumento de acciones violentas de las fuerzas policiales del régimen contra los oponentes.
Los registros de acciones violatorias del derecho ciudadano que se reportan desde todas partes del país van desde la advertencia en una oficina policial hasta la intimidación, la golpiza y el encierro en calabozos del que piensa diferente a los que ostentan el poder. La máxima del represor está en cumplir la orden de más arriba sin importarle a quien lastima o sofoca. Nadie duda que las víctimas son los que salen a las calles a expresarse libremente y que los uniformados y la policía política (no uniformada para confundirse con las turbas) son los se abalanzan sobre los inconformes a golpearlos y humillarlos.
Los sucesos de este siglo XXI cuentan con la ventaja de estar al alcance de todos ahora y mañana. Las fotos, los audios e imágenes que aparecen en internet en los últimos tiempos permiten entender que en la isla se emplean métodos violentos para sofocar a quien piensa diferente y lo exprese. Las injusticias afloran por todo el país y la tecnología permite divulgarlas en instantes.
En la frontera transparente, donde no hay jerarquías ni marcas del tiempo pasado o presente, cada cual puede publicar lo que desee sin buscarse otros problemas que los que marca la ley universal al que transgrede el orden ético o incite al crimen de lesa humanidad. Desde cualquier punto de la isla se puede enviar al ciberespacio la imagen de lo insospechado ya sea de manera anónima o con nombre y apellido real.
Así la historia del país en la última década se puede recopilar y archivar en las bitácoras estatales pero también en las personales. En ese espacio invisible pero real van quedando los rostros y gestos de los que han hecho el mal o el bien. Ellas serán el testimonio vivo que nos ayudará a la hora de hacer justicia para reconciliarnos como debe ser.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

2 comentarios en “Acta de advertencia para un represor”

  1. Copiados en el ordenador, ya les llegará su día, el Imperio Soviético, con un aparato mayor de represión la KGB, cayó, el Muro de Berlin cayó, y han caídos muchas dictaduras, el régimen castro-comunista no está exento.
    Sus cortinas de hierro ya se han comenzado a corroer.

  2. Estos 2 desgraciados tienen una cara de hijos de la gran puta, que no se les quita ni llenándoselas de talco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s