Archivo de la etiqueta: Pueblos Cautivos

Cuba: Modelo de represión integral

Conferencia: Derechos Humanos en Cuba impartida por Pedro Corzo, Investigador histórico del régimen totalitario cubano ante la OEA (dicembre 7 de 2018).

El régimen totalitario de Cuba se acerca a cumplir sesenta años de estar manejando a su voluntad los destinos de sus ciudadanos y de ejercer influencias negativas en numerosos países, en particular Latinoamérica.

En todo este tiempo solo ha sido eficaz en lo que respecta a la represión, el control de la información y la conservación del poder, una experiencia desesperanzadora aun hasta para aquellos que asesinaron en su nombre.

Una cantidad notable de cubanos, dentro y fuera de la isla, están amargados y frustrados. Han perdido la esperanza de un futuro mejor para su país, un síndrome que se aprecia particularmente en aquellos que creyeron ciegamente en el esplendoroso futuro prometido y hasta se sacrificaron por la materialización de esas propuestas. 

Más de 30 años de investigación personal y 20 en el marco del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, nos han hecho concluir  que la dictadura insular solo ha cosechado fracasos y desencantos para sus ciudadanos. 

Esa convicción la determina el hecho de haber entrevistado a más de mil personas de diferentes generaciones y experiencias, hombres y mujeres que combatieron el castrismo, pero también, quienes en algún momento de su vida lo defendieron.

Contamos con miles de horas de grabación  sin editar, que ponemos a disposición de los interesados, una memorial oral que se  remonta a 1959 en la que se recogen experiencias desiguales y particularmente cruentas.

La violación de los derechos de los ciudadanos en la isla ha sido sistemática  e institucional a la vez que de intensidad variable.

La represión ha oscilado entre personas que han cumplido 30 años de cárcel, como Mario Chanes de Armas  o Armando Sosa Fortuny, que acumula 42 años tras la rejas en dos etapa, a mujeres como Ana Lázara Rodríguez  y Cary Roque,  18 y 16 años respectivamente, hasta encarcelamientos de 24 horas, pero que en  conjunto han conducido a que más de medio millón de personas hayan estado detenidas por motivos políticos en estos sesenta años de dictadura,  cifra que digo con asombro y pesar porque también testimonia que muchos de los hombres y mujeres que combatieron el régimen desde sus inicios y que hoy superan los 75 años de edad, siguen fieles a su compromiso de bregar por una Cuba con Todos y para el bien de todos.

Los presos políticos cubanos han convertido las prisiones en foco de resistencia, como fue la constitución en prisión por Jorge Luis García Pérez, “Antúnez”, del Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel.

Sin embargo, la crueldad extrema de los carceleros siempre ha estado presente como fueron los casos del confinamiento solitario que padeció, entre otros, el desaparecido comandante Huber Matos, las brutales golpizas como las que sufrió Kemel Jamis, aquí presente, y los muertos en huelga de hambre, al menos 13, como fueron los casos de Pedro Luis Boitel y Orlando Zapata Tamayo.

La Cuba del presente debería ser un ejemplo  de lo que puede ocurrir en un país cuando el ciudadano pierde sus derechos por un tiempo prolongado.

En esa isla del Caribe se han producido redadas masivas en la que fueron apresadas personas por su orientación sexual, por  gustar de la música extranjera o simplemente por su forma de vestir y por dejarse el cabello largo.

En el propio año 1959 el siniestro Ernesto Guevara, con la participación de Raúl Castro y Ramiro Valdés, organizaron campos de concentración para las personas que eran consideradas desafectas al Proceso.

El Servicio Militar Obligatorio fue otro instrumento para controlar la juventud, y la UMAP, Unidades Militares de Ayuda a la Producción, una mascarada para llevar a miles de jóvenes que  no estaban identificados con el proyecto revolucionario, a crueles campos de concentración.

Pero la relación es todavía  más extensa. Muchos de los familiares de los presos políticos que residían en zonas rurales  fueron desplazados a la fuerza. Sus propiedades confiscadas con prohibición de regresar a sus casas, mientras eran recluidas en lugares que las autoridades escogieron a su conveniencia.

No hay país de Nuestra América en el que un régimen, con los recursos del estado, haya desplazado a la fuerza a millares de personas como  recoge la historia de los Pueblos Cautivos de Cuba.

El derecho a la vida de cada ciudadano está sujeto a la discreción del régimen. Desde 1959 a la fecha en Cuba no existe el debido proceso. Los jueces tienen que estar integrados a la Revolución y la defensa en vez de argumentar la inocencia del acusado se remite a pedir al tribunal clemencia para su defendido. 

Las penas de muerte no las dicta un tribunal en base a la ley y las pruebas presentadas. Las sanciones las dictan los funcionarios ante que se realice el espurreo proceso, numerosos testimonios  lo afirman. Presencié en una dependencia de la Seguridad del Estado de Santa Clara como le comunicaban a un prisionero político que iba a ser ejecutado.

No había ni parodia de juicio. Un custodio le hacia una fatídica pregunta al condenado ¿En caso de que te suceda algo a quien le entregamos tus pertenencia?, a partir de ese momento le restaban a esa personas menos de 24 horas de vida, así recuerdo la partida de Mariano Soriano.

Es justo decir que la violación de los derechos humanos no solo afecta a la víctima, también a los victimarios, al conjunto de la sociedad. El abusado y el abusador son atormentados de diferentes maneras,  y en numerosas ocasiones el antiguo esbirro pasa a ser martirizado.

Las dictaduras deben ser condenadas categóricamente por las democracias. Las sociedades libres no deben coexistir con las esclavistas, sus prácticas son represivas y discriminatorias, de toda la comunidad, incluidos sus propios partidarios.

La interdependencia de las naciones es cada día más apreciable y para que esta resulte en beneficio de los ciudadanos,  es imprescindible, a nivel hemisférico, constituir un Tribunal Internacional que juzgue a los gobiernos depredadores. José Martí, el cubano más ilustre, lo dijo y escribió, hace más de una centuria, Ver con calma un crimen es cometerlo.”

Muchas gracias.

Damas de Cuba contra la Dictadura: “En la batalla moral y humana siempre fuimos superiores”

A las Damas de Cuba, madres, esposas, hijas, novias, hermanas de insurgentes que nunca aparecieron en titulares de diarios ni sus fotos cubrieron las redes sociales porque en la década del sesenta los medios de prensa funcionaban de otra manera, mis respetos y veneración.   

De mi libro Escambray: La historia que el totalitarismo trató de sepultar.

Moraima Caballero. El comunismo quiso destruir a los hombres y mujeres del Escambray en todos los sentidos pero no pudo porque ni perdimos la fe en Dios, ni  destruyó el amor y la unión de mi familia. En esa batalla moral y humana siempre fuimos superiores. 

Natural del poblado de Sancti Spíritus. Muy joven se casó y se fue a vivir a una finca en el campo en la zona  cercana a  la carretera que une a Sancti Spíritus  con Trinidad.  Era una finca próspera, propiedad de la familia del esposo. En 1960 su esposo, su suegro y cuñados que vivían en la finca de la familia  comenzaron a ayudar  a los hombres que estaban alzados en las montañas contra el régimen tiránico recién instaurado.

Les enviaban comida y otros avituallamientos fundamentalmente a Osvaldo Ramírez y los hombres de su grupo que aunque no  venían hasta la misma casa sí las recogían en puntos determinados que señalaban, así evitaban ser vistos o caer en alguna emboscada de la milicia.

Las mujeres de la familia no estaban enteradas de los detalles porque nunca los hombres les daban información para evitar futuras represalias del régimen pero  sí ayudaban con la preparación de las comidas y los envíos que se hacían desde la finca a los alzados

  De esa etapa Moraima cuenta:

Un  13 de octubre de 1963 llegaron y citaron  a los hombres de mi familia para que se presentaran en  Sancti  Spíritus,  según los que citaron  ‘era para tomarles  una declaración’.  Las mujeres nos quedamos en la casa que además rodearon  los  milicianos  para mantenerla en constante cerco y vigilancia. Yo estaba embarazada de  cinco meses de mi hija Magali  y además tenía otra  niña de tres años que se llama Gladis.

Como pasó el tiempo y no regresaban ni teníamos noticias de ellos, ni sabíamos  qué podría estar pasando yo decidí ir a  Sancti Spíritus  a indagar por mi esposo y por los demás. Fui a ensillar un caballo para llegar  hasta el pueblo e inmediatamente un guardia de aquellos se ofreció para ir conmigo, ensilló otro caballo para acompañarme  y yo me negué, le dije que iba sola y regresaba sola, así lo hice, pero de todas formas él fue tras de mi,  vigilándome.

trinidad

Trinidad

Me enteré que los habían llevado para la cárcel del  Condado cerquita de Trinidad y entonces preparé y les  llevé una jaba con lo indispensable para aseo y ropas para cambiarse.

En aquel lugar me atendieron,   recogieron la jaba  y todo pero nunca se la entregaron. Tampoco me dieron explicaciones.

A ellos en Condado los torturaron sicológicamente. A mi  suegro lo desnudaban y le daban un muñeca para que la cargara y se paseara con ella delante de todos, a mi suegro un hombre mayor de mucha vergüenza verse obligado por los guardias a hacer tal acto lo afectó muchísimo, eso fue horrible, humillante, vergonzoso. Me enteré de todo esto que te cuento mucho tiempo después cuando pudimos reunirnos mi esposo, mis hijas y yo.

Pasaron  días y días, nosotras seguíamos en aquel estado de control y vigilancia, los milicianos ni se movían de los alrededores  y el día  11 ó 12 de noviembre, no recuerdo exactamente, vino hasta la casa un carro de milicianos y el que parecía el jefe les habló a  los demás que estaban allí  y aunque no pude escucharlo todo sí oí cuando dijo: ‘estas mujeres tienen que ir a coger la guagua que viene a buscarlas, a las buenas o a las malas’.

Dejé mi casa con todo, juegos de muebles, ropas,  utensilios de cocina, animales, vacas, cerdos, gallinas, una casa de ordeño en la que además hacíamos quesos, un pilón de maíz repleto debido a las abundantes cosechas que se recogían   en la finca, una arboleda frondosa llena de todo tipo de frutas, en fin, una finca envidiable No supe qué fue de aquellos.  Nunca más me permitieron volver  a aquel lugar.

Todo quedó en manos del gobierno. Estaba en marcha el famoso Plan Escambray que consistió en eso, en robarles  descaradamente a los hombres y mujeres de bien hasta la sonrisa, convertirlos en  cautivos y reducirlos a un estado de pobreza absoluta.

Nosotras no entendíamos qué era lo que nos iba a pasar, yo,  embarazada y con la niña chiquita apenas atiné a coger unas ropitas para ella por si no nos regresaban en el día. En medio de aquel desconcierto tampoco sabíamos qué nos esperaba en el futuro.

Nos montaron en la guagua y cada rato hacían una parada y montaban gente, yo veía que aquello no terminaba, por fin llegamos a Sancti Spíritus pero parece que mi madre ya estaba enterada de lo que iba a suceder o alguien le había avisado y estaba allí esperándome, llorando  la pobre, pidiéndole a los guardias que me dejaran a mí pues estaba embarazada y con la niña,  pero nada, siguieron con nosotros para la Habana para un reparto llamado Miramar, un lugar que había sido de residencias de personas que tenían un buen nivel de vida en Cuba y abandonaron el país cuando llegó el comunismo.

Eran casas de lujos y estaban en un barrio que había sido ‘selecto’ pero desde luego nosotras no éramos turistas, todo cercado, custodiado y con régimen penitenciario de permisos pedidos y pases para salir o para recibir vistas.

Desde que entramos allí pasamos a un régimen de  prisión. No estoy segura pero creo que éramos como  trece o catorce familias en total. A mi suegra, mi cuñada, la niña y yo nos reunieron en la misma casa con otras personas más que incluso yo no conocía,  aunque la casa por fuera era de lujo, adentro el sistema era de albergues, la comida la cocinaban en otro lugar y nos la llevaban a repartir allí.

Como ya te conté yo sólo llevé lo indispensable de ropa para la niña pero el resto de las mujeres no llevaban nada más. Mi hija Gladis  no comía casi y yo como tenía en mi casa condiciones la alimentaba  muy bien buscando siempre cocinarle lo que a ella le gustara pero en aquel lugar la comida era la misma para todos y desde luego pésima. Yo veía lo delgadita que se ponía, por mi parte, embarazada, sin una ropita para cuando tuviera el bebé, ni un paño para arroparlo, en fin, nada.

Mientras, desde Sancti Spíritus mi mamá comenzó a hacer todo tipo de gestiones para sacarme de allí y llevarme para la casa de ella, pero  no lo permitieron. Por esa fecha  no teníamos idea de dónde estaba mi esposo, ni mi suegro,  y mucho menos él sabía cual había sido mi destino.

En enero  de 1964 yo le dije a Omara la responsable de nosotras  en la prisión de Miramar  ‘creo que estoy de parto, apúrate y búscame un carro’. Me fui para la enfermería porque  de allí no podíamos salir si no era con un permiso, empezaron las demoras con el carro de ambulancia  y por fin llegó pero di a luz en la ambulancia, después   me llevaron al hospital,  me tiraron en una cama, sin un pañal, sin una ropita, solita allí.

Las demás mujeres del albergue empezaron a presionar a la jefa para que buscara  algo con qué vestir a la recién nacida y  entre todas buscaron  y me mandaron lo que pudieron porque ellas tampoco podían salir de allí. Mi otra niña se quedó sola en el albergue de Miramar, gritando  sin mí,  entonces al día siguiente le pedí al doctor que me diera el alta porque me  preocupaba mi otra hijita. Como la recién nacida estaba saludable y sin problemas convencí al doctor. Tuve que salir del materno con la misma ropa que fui a parir, sin dinero, sin nada más. Busqué un taxi que me llevó al albergue donde pedí dinero para pagar el viaje. Después mi mamá me mandó ropitas y lo que  pudo conseguirme y más o menos fui remediándome.

Ya por esa fecha supe que a mi esposo y a todos   los hombres que habían caído presos  los tenían en una prisión en Sandino  provincia de Pinar del Río. Supe que desde Condado los trasladaron para allá, sin ropas, sin nada más, sin el conocimiento de sus familias, sin una explicación. Tanto ellos como nosotros nos convertimos en una propiedad privada del comunismo. Fuimos los humanos que el famoso  Plan Escambray convirtió en esclavos modernos.

La recién nacida era muy sana pero a los tres meses empezó con fiebres. Llamé a una amistad que vivía en la Habana y le pregunté que si tenía alguien médico de confianza que pudiera ir allí donde estábamos para que sin que nadie notara que era médico me la observara. Así hicimos, él se puso ropa civil y metió los equipos de médico en una jaba cualquiera y fue  como un visitante más. Me atendió la niña y vio que tenía un poco de bronquitis,  la niña hizo  alergia a la penicilina y no le pudo poner una, no teníamos más  medicamentos, esa noche no dormí velándola y al día siguiente le dije a Omara la jefa de nosotras  ‘veo la niña muy mal’.

La llevaron al médico y me dijeron ‘hay que ingresarla y desde luego yo no podía estar en el hospital porque en esa época eso era prohibido, tuve que dejarla allí y regresar al albergue pero cuando fui por la mañana del día siguiente no aparecía mi niña, nadie sabía donde estaba ni me podían explicar donde la tenían,  luego de muchas averiguaciones supe que la pasaron para otro hospital y el doctor que me vio no me dio esperanzas de vida para la niña, me la trajeron en un estado que daba lástima, me dejaron con ella allí y así poco a poco con cuidados esmerados la fui salvando y como a los 15 días le dieron el alta

Después supe que a mi esposo,  suegros y cuñado cuando  los sacaron del Condado  los llevaron hasta Sandino y los tuvieron vestidos de presos y en  albergues de presos  todo  el tiempo que estuvieron en Sandino

Como  yo sabía ya donde estaba mi esposo  me escapé de Miramar  con las dos niñas y se las llevé al padre para que las vieran, claro, cuando yo llegué al campamento en Sandino ya la policía sabía que yo iba para allá y me estaban esperando, ellos  llamaron a la Habana y dijeron que yo estaba allí, me reuní dos horas con él  y luego regresé para la Habana, donde recibí el correspondiente regaño.

39645-fotografia-mEn agosto del 64 nos dijeron que en Sandino estaban haciendo 300 casitas para que en el futuro nos fuéramos para allá, que íbamos a tener oportunidades mediante una selección. Aquel  pueblecito quedaba  pegado a la costa, distante de donde yo vivía en Sancti Spíritus. Desde luego en la primera selección ni a mi suegra ni a mi cuñada le dieron casas.

La casa que me dieron era en un edificio y los muebles eran rústicos, de mala calidad,  una litera en un cuarto y una cama en el otro, una mesa y cuatro sillas, dos o tres  platos un fogoncito y unos calderos.

A todos los hombres de esa recogida  no le hicieron juicios,  ni los acusaron de nada,  directo como te dije a Sandino. La finca de nosotros tenía mucho café, mucho arroz,  todas las cosechas, la tierra, la casa con todo lo de adentro  pasó a ser propiedad del gobierno por obra y gracia del Plan Escambray. Mis tres hermanos que eran del mismo pueblo de Sancti Spíritus también cayeron presos,  se llaman Ovidio Caballero (le echaron 10 años),   a Orlando (12 años)  y a Orestes  (9 años). También te puedo decir que los detalles los supe después, en la época que mis hermanos cayeron presos ya yo estaba cautiva en Miramar y mi esposo cautivo en Sandino.

Mis hermanos tuvieron relaciones de ayuda y colaboración con Tomas San Gil, Julio Emilio Carretero y  Osvaldo Ramírez. Realmente no sabía  mucho porque los hombres no nos daban detalles para protegernos, ellos decían ‘mejor no estés al tanto para evitar que tomen represalias’. Yo me enteré de eso muchos años después, pero  para los detalles tendrías que hablar con ellos. Los hombre nos protegieron sin embargo el final fue que nos hicieron cautivos a todos, mujeres y hombres,  nos reconcentraron y un poco más, un poco menos fuimos torturados y vejados igual.    Cuando decidimos irnos del país no teníamos ni carta de libertad, ni sanción, ni sentencia, ni nada que nos permitiera demostrar que éramos presos políticos. Tuvimos que demostrar que  éramos cautivos pero para eso primero la embajada americana inició una investigación y ya cuando estuvo todo listo  nos procesaron y pudimos venir como refugiados políticos a este país.

Hay algo que quiero que sepas, en esos  pueblos cautivos que obligó construir  la llamada revolución mediante trabajos forzados de los propios campesinos que arrancaron del Escambray  ni se les permitió construir una iglesia. Nos  impusieron una actitud atea, sin embargo mi hija y yo pusimos nuestras casas al servicio de él que  iba hasta allí para hacer los grupos de oración así como celebrar las misas y las jornadas religiosas que comprende la iglesia católica. Empezamos como diez personas, después éramos  veinte, se llenaba la casa, hasta los médicos de los  consultorios iban. En el 2001 cuando yo me fui de Cuba  ya las misas se hacían en otra casa al aire libre,  se llenaba el patio, los alrededores, eran  muchísimas persona. Nunca les permitieron a las autoridades religiosas  fabricar un templo ni nada.

Yo nunca perdí la fe. Mi  hija Gladis fue bautizada en Sancti Spíritus pero como Magali nació estando yo presa en cuanto me dieron un permiso o pase temporal para viajar a Sancti Spíritus  la llevé a la Iglesia de allí y también la bauticé.

El comunismo quiso destruir a los hombres y mujeres del Escambray en todos los sentidos pero no pudo porque ni perdimos la fe en Dios, ni  destruyó el amor y la unión de mi familia. En esa batalla moral y humana siempre fuimos superiores.

Con la luz y la fuerza que me dan los presos políticos cubanos

Paco Talavera (izq) junto al también preso político Ramiro Gómez

Paco Talavera (izq) junto al también preso político Ramiro Gómez

Diego Francisco (Paco) Talavera nació en Manicaragua al pie del monte verde oscuro que trepa sin tregua al macizo montañoso, del geográficamente nombrado grupo Guamuhaya, pero históricamente bautizado como Escambray.

Cuando era un adolescente a Paco como a cientos de vecinos no les quedó otra opción que alzarse en armas. Las tropas de Félix Torres llegaron a la región para adueñarse de todo “en nombre del que acababa de instalarse en el poder”.

El camino que le marcó la vida fue la insurgencia y la rebeldía y lo aceptó sin vacilar. Primero ayudó a los que se alzaron en las montañas para hacer lo justo y necesario -sacar del poder con la lucha armada al que traicionó a todos los que le creyeron cuando usaba el nombre de la Democracia para llegar a la cumbre.

Había cumplido 18 años y como joven que soñaba la libertad y la justicia se puso al frente de una guerrilla. Fue monte adentro a operar en una zona campesina en las alturas de Cubanacán entre Santa Clara y Placetas para hacer ‘la contrarrevolución’. Ese era el único camino y no se arrepiente de haberlo hecho así.

Mientras soñaba sobre libertad y justicia en las noches a la intemperie del monte puro y duro supo que a su cabeza le pusieron precio en Manicaragua. Los militares ordenaron pegar carteles en los postes del tendido eléctrico y en las paredes de los establecimientos con nombres y fotos de él y otros insurgentes.

Los “marcaron como bandidos”. Los pasquines no ofrecían dinero por alguna información pero los simpatizantes del régimen sabían que “delatarlos” era “una buena idea” y los chivatos de poca monta comenzaron a asediar a su familia para obtener alguna pista.

Por aquellos días no lo pudieron atrapar y quizás por eso no terminó frente a un paredón de fusilamiento como Plinio Prieto, Porfirio Ramírez y Sinesio Walsh fusilados en La Campana cerca de la media noche del 12 de octubre de 1960 luego de haberse alzado en armas.

Pero unos meses después fue arrestado, porque un chivato, como tantos alucinados por la furia verde oliv,o lo delató.

En un tribunal de Santa Clara a los 20 años de vida le decretaron 20 de cárcel. Primero las horribles mazmorras de Topes de Collantes, luego el presidio político en la cárcel irónicamente nombraba Presidio Modelo en Isla de Pinos donde los golpes, las torturas, las humillaciones y el dolor de una sanción injusta lo hermanó con cientos de cubanos que como él fueron allí por el delito de haber soñado la libertad para Cuba.

Del “Presidio Modelo” a las “Alambradas de Manacas” en Villa Clara. Después unos días de “libertad vigilada” donde supo que para él se perfilaban nuevas décadas de prisión.

0cuba__pueblos_desplazados-200x300Un decreto decía con toda claridad y precisión que los campesinos que fueron prisioneros del régimen no podían volver a su tierra, a sus orígenes. Supo que otra modalidad de prisión lo esperaba. Y muy pronto sintió en su propia piel que para todos los del Escambray habían trazado la ruta del dolor. Y la tuvieron que transitar obligados desde el centro de la isla hasta los Pueblos Cautivos.

Los confinaron en los campos de concentración. Allí tuvieron que construir sus casas y luego vivir en ellas bajo el control policial.

En 1979 Talavera salió definitivamente de su país para los Estados Unidos. En Miami creó una familia que adora pero su pensamiento esta siempre en Cuba, en la oposición que allí sigue enfrentando la misma maquinaria de terror que acabó con los sueños de su generación. En sus primos y amigos que no pudieron escapar. En la tumba donde reposan los restos de sus familiares queridos que nunca más pudo visitar cuando partió al exilio.

Vive al tanto de lo que ocurre en la isla. Sin odio, sin rencor. Lo sé y lo he percibido en cada ocasión que se reúne con activistas y opositores que por estos tiempos pueden viajar y regresar a Cuba.

Sabe con claridad que las dictaduras no se arrasan con palabrerías y términos legales pero entiende que un baño de sangre no puede inundar el país, por eso la lucha contra el régimen ahora tiene que ser de otra manera y por ese camino va.

Con Guillermo Fariñas mantiene un intercambio constante y por esa vía se alimenta del acontecer nacional en la isla. Al “negro” como le dice, siempre le da el consejo oportuno pero le hace la crítica directa. Después le pregunta en qué los puedo ayudar… Y ayuda hondo.

Por eso cuando miro esas acciones de ex presos políticos cubanos hacia nosotros que no habíamos nacido o éramos muy pequeños en los años en que ellos se jugaban la vida, reitero que quiero seguir alimentando mi mirada hacia el futuro de Cuba con la luz y la fuerza que me dan ellos.

Cuba nos necesita todos sin odios, sin rencores y sin sed de venganza.
Todos somos víctimas del castrismo por eso no podemos convertirnos en victimarios de nuestros propios hermanos, me recuerda siempre Paco Talavera.

Esas son lecciones que me ha dado Paco Talavera quien usó la siguiente frase de presentación el día que lo conocí “yo no era un guajiro bruto del Escambray a mí los que me embrutecieron fueron los comunistas cuando me decretaron a los 20 años de edad 20 años de prisión.