Para los que aún no entienden que estamos en guerra. No la de Ucrania-Rusia

Para los que aún no entienden que estamos en guerra. No la de Ucrania-Rusia-EEUU. La policía federal australiana usó un ARMA DE SONIDO contra los manifestantes del convoy de Canberra.

El arma en sí es un dispositivo acústico de largo alcance (LRAD) Long Range Acoustic Device.

El tema no tiene dudas. No hay juego de palabras, ni uso de trucos cinematográficos. Es tan real como el sol y lo demuestran varios sitios. (No los de Google).

Afirma https://xyz.net.au/ que «es bastante obvio que fueron usados y precisa que » Los dispositivos que se muestran en la imagen se ven exactamente como los de un artículo de 2016 de ABC que reveló que la Policía Federal Australiana había comprado el arma».

No obstante Verificación de datos ABC de RMIT declaro el 17 feb 2022 que: Es poco probable que los manifestantes de Canberra hayan resultado heridos por ‘armas sónicas’, pero ese riesgo es real.

Como ya es de esperar Verificacion de datos le «paso la mano al tema» y declaró: «Mientras miles de manifestantes antivacunas llegaban a Canberra el fin de semana pasado, la policía estaba presente en la capital de la nación, y el comisionado de la Policía Federal de Australia, Reece Kershaw  , señaló  que la falta de coordinación entre los manifestantes supuso un «desafío» para las fuerzas del orden.

La policía, sin embargo, tenía una ventaja: los dispositivos acústicos de largo alcance (LRAD), que se utilizan para transmitir mensajes o alarmas a altos volúmenes y frecuencias.

Las fotos y videos compartidos por los manifestantes muestran los dispositivos encima de un vehículo policial y frente a la Casa del Parlamento. Un portavoz de ACT Policing confirmó a Fact Check por correo electrónico que se desplegaron LRAD durante las protestas.

Pero si bien se sabe que los dispositivos causan daño (a  menudo se les conoce  como armas no letales), las afirmaciones de los manifestantes de Canberra de que el uso de los dispositivos los hizo sentir enfermos probablemente sean incorrectas.

El que busca encuentra origen de las historias y también de las ventas de «armas»

Seguí la ruta del arma, esta vez no fue la del dinero, aunque desde luego la venta de armas da mucho dinero a los hacedores de la muerte.

El medio medio australiano que cubrió ese tema me llevo a 2016! O sea desde 2016 en Australia se preparaban para la Guerra. https://www.abc.net.au/radionational/programs/lawreport/australian-police-buy-up-on-sound-weapons/7419408

Pero lo mas curioso es que ese tipo de «arma» ya se habia usado en 2019 en los EEUU y el mismo sitio ABC.net.au recuerda que ya en 2009 en EEUU se habian usado contra manifestantes.

https://www.abc.net.au/radionational/programs/lawreport/australian-police-buy-up-on-sound-weapons/7419408

«Pueden disolver protestas con un sonido fuerte y penetrante, pero los dispositivos acústicos de largo alcance (LRAD) también pueden causar daños auditivos permanentes. Las agencias de aplicación de la ley australianas ahora están invirtiendo en la tecnología, pero los expertos en sonido y leyes dicen que su uso potencial es extremadamente preocupante .

Las fuerzas policiales de Australia están comprando dispositivos capaces de causar daños auditivos a largo plazo a distancia.

El controvertido Dispositivo Acústico de Largo Alcance, o LRAD, se ha utilizado para dispersar multitudes en situaciones de protesta en los EE. UU.

Su uso en una protesta del G20 en Pittsburgh en 2009 dejó a la profesora de inglés de la Universidad de Missouri, Karen Piper, con daño auditivo permanente.

«Habíamos visto estas máquinas allí [que] parecían un vehículo blindado con una antena parabólica en la parte superior», dice Piper, que había estado observando la protesta desde la distancia.

‘Entonces esta máquina emite este sonido largo y penetrante. Es una frecuencia muy alta, realmente lastima tus oídos.

‘Empecé a no sentirme bien inmediatamente después de eso. Me sentí mareado, con náuseas y desorientado.

La audición de Piper continuó sufriendo en los siguientes días y meses. Las pruebas finalmente revelaron que los efectos causados ​​por su exposición al LRAD eran permanentes.

«En realidad, es daño a los nervios, y esos nervios nunca se recuperarán», dice ella.

Las autoridades estadounidenses continúan utilizando LRAD, incluso durante las protestas por la brutalidad policial en 2014.

The Law Report se puso en contacto con todas las fuerzas policiales de Australia y encontró que más de la mitad ahora poseen LRAD.

La policía de Victoria, Australia Occidental, Australia del Sur y Queensland, así como la Policía Federal de Australia, admitieron haber comprado el dispositivo, mientras que la policía de Nueva Gales del Sur y el Territorio del Norte no hizo comentarios.

El experto en derecho y sonido de la Universidad de Melbourne, James Parker, dice que el uso potencial del LRAD en Australia es profundamente preocupante.

«El secreto del estado en torno a las herramientas, las armas que tiene y es capaz de usar en su población es algo que realmente nos preocupa», dice Parker.

“Expande la naturaleza de la autoridad policial/estatal/militar de cierta manera. Hace sonar en sí mismo parte del arsenal que tienen las instituciones policiales y militares y estatales.

«Creo que hay una pregunta sobre si queremos o no que el sonido se use de esta manera».

El LRAD se comercializa como un dispositivo de comunicación y fue utilizado por primera vez en el mar por la Marina de los EE. UU. y las compañías navieras comerciales para protegerse de los piratas.

Más tarde, el dispositivo fue desplegado por el ejército estadounidense en Irak y Afganistán para despejar edificios.

«Podrían reproducir la función de alerta del LRAD a un volumen alto, la gente no podría soportarlo, saldrían corriendo y los francotiradores podrían liquidarlos», dice Parker.

Parker dice que desde entonces los LRAD se han comercializado «bastante agresivamente» entre las fuerzas militares y policiales de todo el mundo.

Ninguna de las fuerzas policiales estatales de Australia proporcionó a The Law Report pautas para el uso de LRAD, aunque algunos dijeron que solo se utilizarían para la comunicación, como en situaciones de asedio.

Sin embargo, Parker dice que la naturaleza de la tecnología y su capacidad para causar daño a los transeúntes significa que debería ser objeto de un debate mucho más amplio.

“La policía y el ejército han podido lastimar a la gente durante mucho tiempo, tienen porras, tienen armas, [pero] el LRAD es indiscriminado”, dice.

Cualquiera que se interponga en el camino de la onda de sonido tiene las mismas probabilidades de verse afectado, sin importar quién seas, sin importar por qué estás allí. Al menos, en principio, una porra debería apuntar a alguien, mientras que el LRAD está dirigido a todos.

“Ya sea que mi audición se dañe o no en una protesta porque la policía usa el LRAD, creo que hay algo malévolo en el hecho de que solo me obligan a actuar de cierta manera a través del sonido. Estoy siendo tratado como una entidad biológica bruta.

En el caso de Karen Piper, ella llegó a un acuerdo por daños y perjuicios de $72,000 contra la ciudad de Pittsburgh, y desde entonces ha presionado para que se establezcan pautas más claras sobre el uso de los LRAD.

Pero ella dice que ninguna cantidad de dinero vale la pérdida de su audición.

No se puede poner valor a un órgano humano como ese. Tengo que vivir el resto de mi vida sabiendo que mi audición ya es mala y empeorará a medida que envejezca.

‘Yo [no] quiero que eso le pase a nadie más.’

Los expertos

Otros senderos para conocer más del tema:

https://www.westernmagazine.com.au/story/7625165/sonic-weapons-craig-kelly-raises-conspiracy-theory-about-protesters-in-parliament/?cs=17318

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.