CARACAS, 27 sep (Reuters) – La Academia Nacional de Medicina de Venezuela expresó el lunes su preocupación por el uso de la vacuna cubana Abdala, al asegurar que es un producto del que se desconoce información científica sobre su seguridad y eficacia.

El fin de semana llegó al país un nuevo lote de la vacuna cubana, cuya cantidad no fue precisada por las autoridades, y se suma a un primer lote de 30.000 dosis en junio como parte de un ensayo.

La mayoría de las vacunas utilizadas en la nación OPEP han sido la rusa Sputnik V, y la Sinopharm fabricada en China. Más recientemente también Sinovac, que han arribado a través del mecanismo COVAX.

“Las características de la vacuna Sputnik V han sido publicadas en revistas científicas y su calidad ha sido verificada en pruebas clínicas independientes (…) La vacuna de Sinopharm ha sido aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, dijo la Academia, una institución científica asesora del Estado venezolano.

Pero “Abdala no ha sido aprobada por la OMS ni por ninguna agencia regulatoria internacional”, sostuvo la Academia, que agregó que le preocupa que “un producto del cual no se tiene información científica sobre su seguridad, no se conocen publicaciones científicas (…) sea aplicada a los venezolanos, con todas las consecuencias que eso podría acarrear”.

Científicos cubanos han desarrollado tres vacunas de cosecha propia contra el COVID-19, todas las cuales están esperando para recibir el reconocimiento oficial tras una evaluación de la OMS, de acuerdo con las autoridades de la isla.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha dicho que cerca del 40% de la población, de unos 28 millones de personas, ha sido vacunada y que espera que para octubre ya sea el 70%. Pero especialistas ponen en duda la cifra ya que desde el comienzo de la pandemia las autoridades no han dado datos concretos sobre el plan nacional de vacunación, que ha marchado con lentitud.

Venezuela ha reportado hasta el domingo un total de 363.300 contagios y 4.412 fallecidos, de acuerdo con las autoridades.