La FDA rechaza la “vacuna de refuerzo” para las personas entre 16 y 65 años por el riesgo de inflamación del corazón.

Usted siga la lectura del informe que esta en todos los medios, tanto de la prensa amaestrada como los sitios independiente (alternativos) https://www.thegatewaypundit.com/2021/09/just-fda-panel-rejects-pfizer-booster-shot-ages-16-65-increased-risk-heart-inflammation/

Los que razonaban los que analizaban los que estuvieron alertando y cuestionando todo lo relacionado con la vacuna y los riesgos cargaron con el San Benito de “conspiranoicos, conspirólogos y NEGACIONISTAS.

En fin …

Aqui les dejo lo publicado por GatewayPundit de acuerdo con los informe que emitieron Fox News y “otros medios”.

De acuerdo con Fox News :

“[El Panel de la FDA] aprobó la aprobación de emergencia para la  inyección de  refuerzo de la  vacuna  Pfizer-BioNTech COVID-19 al menos seis meses después de la segunda dosis entre personas de 65 años o más y aquellas con alto riesgo de exposición ocupacional y COVID-19 grave.

La reunión incluyó a miembros del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA (VRBPAC), así como a funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Ministerio de Salud de Israel, expertos en vacunas y representantes de Pfizer “.

El voto del panel ahora será evaluado por la FDA para tomar una decisión final sobre quién será elegible para el refuerzo de Pfizer. 

Las dosis adicionales se están impulsando porque la eficacia de la vacuna original se ha ido desvaneciendo rápidamente con el tiempo. Varios estudios han demostrado que las personas que contrajeron el virus y luego se recuperaron, dejándolas con inmunidad natural, están mucho mejor protegidas que aquellas que dependen del jab de Pfizer.

De hecho, un estudio que se realizó en 800.000 personas mostró que las personas que han tomado ambas dosis del jab de Pfizer tienen 13 VECES más probabilidades de tener una infección irruptiva y tienen un “mayor riesgo de hospitalizaciones por Covid-19”.

Hasta aquí la ‘pandemia de los no vacunados’.

El régimen de salud de EE. UU. y las grandes farmacéuticas han utilizado hábilmente los malos resultados de las vacunas para impulsar otra ronda de inyecciones experimentales. Han comenzado a reconocer la disminución de la protección contra las infecciones, pero se niegan a mencionar nada sobre la inmunidad natural y restan importancia a las reacciones adversas que han sido bien documentadas.