Se trata, pues, de una “epidemia de sanos” provocada por la proliferación de tests de muy escasa fiabilidad.

En este caso solo les dejo el enlace a la fuente original y no necesita traducción