Dos semanas después de que el gobernador estatal Greg Abbott de Texas puso fin a todas las restricciones allí, incluido el mandato estatal de máscaras las pruebas positivas de COVID-19 continúan disminuyendo.

A principios de mes, se levantaron todos los límites de capacidad en las empresas en todo el estado y se derogó el mandato de máscara del estado. 

Según el gobernador las derogaciones son un esfuerzo por “restaurar los medios de vida y la normalidad” para los residentes del estado.