Armando de Armas: “Los pocos, vivos y muertos, que hemos hecho un trabajo serio y sostenido -adversados por los castristas y abandonados por los anticastristas- por la libertad de Cuba desde la Cultura, estamos ahora tan solos y asombrados como el Hombre de Popol Vuh ante los Misterios de su mismo Origen. ¡Nada que lamentar! Nada más una desapegada observación para los, escasísimos, que tengan ojos para ver y oídos para oír. Si partes de premisas ciertas arribarás o no -dependiendo de la suerte, el valor y la habilidad- en algún momento al triunfo. Si partes de premisas falsas siempre arribarás al fracaso, a los espejismos, a reventar la cabeza, tus sesos sólo estiércol, contra la terca muralla de la realidad”.