Tomado de Facebook de Leonardo Rodríguez Alonso

Carlito, así le decían todos los que conocieron a Carlos Milián Perdomo, un hijo de este pueblo, Camajuaní. En mayo de 1963 muy joven y con su cabeza llena de inquietudes e incógnitas acerca de una dictadura que se había instaurado en 1959 decidió irse al llano insurrecto. En mayo de 1963, Carlito, acompañado de un amigo, otro joven, hijo de esta ciudad, conocido por “El barberito” se incorporó a la tropa del legendario Domingo Pascual, alias “Mingo Melena” que estaba acantonada por la loma de Chicharrones, cerca de Encrucijada. A los 5 días de haberse alzado, de manera, temeraria unos 12 hombres que se encontraban en un campo de yuca, sostienen un desigual combate contra cientos de milicianos que rápidamente los aniquilan, sobreviviendo únicamente el joven Carlito, el cual fue herido en el hombro, estaba desarmado pues se incorporó a la guerrilla sin armas, su hermana lo asegura. Carlito llevaba 3 meses preso ya recuperado, cuando pasó por Santa Clara el “célebre Ernesto” un argentino al que le gustaba matar, nunca lo ocultó.
¿Quién es ese que está ahí?, uno que estaba alzado –le respondió un guardia– fusílenlo, ordenó el asesino. El 14 de Agosto de 1963 fue ejecutado Carlos Milián Perdomo por órdenes del “Célebre Ernesto” tenía 19 años.
Fue un testimonio de su hermana Gladys Milián.
Gloria eterna a los mártires de la patria..