El 20 de mayo fue una fecha más para tantos cubanos que en estos sesenta años de comunismo no han comprendido con profundidad lo que significa el nacimiento de una república y desde luego la culpa de eso no la tienen ni sus fundadores  ni los Estados Unidos.