Funerarias y cementerios: el abandono es parejo

Los servicios funerarios de Manzanillo y el estado actual de cementerio  no pueden ser peores según la crónica del médico Santiago Márquez Frías residente en esa localidad.

El municipio de Manzanillo cuenta con una sola funeraria, para una población de unos 131 mil habitantes pero el local está en pésimo estado constructivo. En Manzanillo, como en toda Cuba los servicios necrológicos son una dependencia de las Empresas Municipales de Servicios Comunales.

“Hace algunos meses se comenzaron los trabajos de reparación del inmueble pero enseguida fueron paralizados.

Quitaron las planchas de fibrocemento del techo para sustituirlas por otras de zinc, las que estaban instalando sobre vigas de maderas rajadas y al parecer ese fue el motivo por el que la administración paró la obra.

Según informes que corren por el pueblo en estos momentos tienen aprobados los recursos necesarios, entre ellos 3,6 toneladas de cemento, pero hasta la fecha no han recibido nada, precisa el informe de Márquez.

Otra de las grandes preocupaciones entre la población es  el ómnibus destinado  para trasladar a los familiares y amistades al cementerio.

Es viejo, no tiene piezas de repuesto y el motor está deficitario; y para colmo la asignación de combustible es solo de 60 litros al mes, lo que no alcanza nada más que para 6 servicios fúnebres pues cuando el vehículo funciona consume 10 litros en cada viaje de ida y vuelta al camposanto. También tienen dificultades con las piezas de repuestos.

Las coronas que confeccionan no tienen estética, pues no hay surtido de flores y las que usan no poseen toda la frescura requerida.

Y como si fuera poco el local no siempre alcanza para los que van a los velatorios. Las personas que acuden a la funeraria tienen que ir  a pararse en las aceras cercanas que rodean el local.

Otro rosario de problemas pero en la Necrópolis de Manzanillo

M4034S-4211En el cementerio habían comenzado a trabajar en la conservación de las tumbas patrimoniales pero ahora está parada la construcción pues Servicios Comunales no cuentan con presupuesto para estos trabajos. Tampoco existe un incinerador para el crematorio, como lo exigen las normas sanitarias. Y para completar el rosario de dificultades hay robos de las argollas de bronce de las tumbas.

Destaca Márquez que pese a que se ampliaron las plazas de custodios, la plantilla no está cubierta, pues los salarios  son muy bajos.

“Un tiempo atrás se intentaron suplir a esos trabajadores con personas con trastornos mentales o ex reclusos,  pero luego los consideraron personal no idóneo para este tipo de labores  determinaron que allí no pueden trabajar.

Jorge Bello residente en el municipio Güira de Melena, de la provincia de Artemisa visitó hace poco el lugar y escribió un reportaje que acompañó de varios fotos.

“Acudí al cementerio, que está ubicado en la Avenida 85ª y pude constatar el deterioro, suciedad y falta de  mantenimiento constructivo del lugar. Recorrí la instalación y sus callejones interiores, ya que hay falta de pavimentación en las entrecalles y cuando llueve el acceso a las tumbas que se encuentran más al fondo del recinto, se dificulta por el lodo (fango) colorado que produce el camino al mezclarse con el agua”, destacó el reportero.

 

Las notas que escribe el propio régimen sobre cementerios cubanos son muy peculiares

Hace poco más de un año un artículo en el periódico de Artemisa abordó el tema de la estimulación al personal que trabaja en ellos.

“Los trabajadores del Cementerio hace poco se reunieron con sus jefes y la cuestión era precisar formas de pago tales como la estimulación salarial. Ante el comentario de uno de los obreros, con una decena de años en estos menesteres, supuse que me hablaría del adecuado trato que deben darle a los familiares en tan sensible y difícil situación, de la limpieza, la organización, las condiciones para acceder al agua dentro del propio local, la custodia, la extracción de los restos…u otros requisitos o labores imprescindibles. Pero, ¡vaya sorpresa la mía!

“La estimulación dependerá de lograr el entierro de unos 50 cadáveres cada mes”.

“Podía pensar que era una broma, sería mucho más lógico que colocar en un plan esos números, los cuales considero impredecibles, además de ser una falta de respeto a quienes desarrollan un trabajo muy necesario, pero para nada placentero”, precisa la nota del reportero.

38505-fotografia-g
Municipio de Artemisa

La oposición pone al descubierto  lo que la prensa oficialista tapa.

En 2015 un video de la UNPACU contó con decenas de compartidos en las redes sociales. Residentes en el municipio Mella daban cuenta de lo ocurrido en el cementerio a la hora de sepultar un familiar.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s