cuba-libertad-20-oct-2009-gif-firDespués de 56 años de Dictadura los términos para referirse a los que mantienen el poder en la isla han cambiado.

Una gran cantidad de medios noticiosos de todos los países, analistas, cubanólogos, politólogos, expertos, vendedores de fosforeras en La Habana, cuentapropistas en Manzanillo , costureras en Ciego de Avila, campesinos en Pinar del Rio y turistas en funciones recorriendo los “cascos históricos” de diferentes zonas de Cuba, cuando son entrevistados incorporan palabras claves (como si fueran mágicas) al discurso nacional para justificar el hecho de no criticar el disparate de dar y dar sin mirar ni abogar por lo que en realidad necesita Cuba.

Y ahora resulta que los hombres que implantaron el terror en la isla no son Dictadores, sino Presidentes, que a la forma totalitaria de dirigir el país le llaman gobierno cubano y no régimen comunista.

Que los cubanos se van a liberar de la esclavitud y del terror si todos pueden conectarse a Internet lo antes posible, no importa si andan en taparrabos, mal alimentados sin una medicina para paliar un dolor y sin un centavo para comprar lo perentorio en las tiendas de la cadena militar TRD-Gaviota (propiedad de los dueños del país, digo! de los militares que se apropiaron del país).

Que las palabras pueblo cubano y derechos humanos son términos que se usan como talismán para justificar y /o condenar (según de donde provengan las intervenciones), lo que ocurre en Cuba.

Todos, estamos enfocados en el tema cubano y tratamos de sobrevivir con nuestras opiniones y sugerencias agarrándonos de las ramas enfermas. Da la impresión de que nadie se acuerda que para sanear al árbol hay que empezar por las raíces. Y que el camino comienza cuando exigimos el Derecho a los Derechos de todos. Para después poder agregar los adjetivos a las palabras derechos y libertad.

II
Paquito D”Rivera músico cubano tan directo como siempre lo definió de forma magistral en una entrevista a la Agencia Efe:

El saxofonista y clarinetista Paquito d’Rivera, que salió de Cuba en 1980, opinó hoy que en en su país de origen “lo primero que hay que hacer es cambiar el Gobierno”.

Sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU., D’Rivera aseguró que cuando “uno se toma una ducha, se cambia de ropa porque la que lleva huele mal”, y añadió: “lo primero que hay que hacer es cambiar el Gobierno, porque esa ropa lleva 56 años puesta y con la misma familia”.

Cuba, en opinión de D’Rivera, “está gobernada por la misma familia desde hace 56 años y haciéndolo mal. Ahora cambian el sistema con la misma gente y eso no puede andar si no se cambia la ropa”.