Mujica y Fidel: pasados revoliqueros

Mujica-españa-efe@20130711095452
El presidente de Uruguay, José Mujica, llegó a La Habana para cumplir una agenda que incluye la asistencia a los festejos en la ciudad de Santiago de Cuba por el 60 Aniversario del asalto al Cuartel Moncada, primera acción armada dirigida por Fidel Castro con el fin de derrocar el régimen que gobernaba en la isla.

Y por si a alguien le quedann dudas de que la visita de Mujica tiene marcado carácter político, una fuente de la presidencia uruguaya dijo que se reunirá con Raúl y Fidel Castro (aunque en la agenda entregada a la prensa por integrantes de la comitiva no figura que lo haga con el Comandante Jubilado.

Entre los puntos que tienen en su historia pasada los dos ancianos está el haber tomado las armas para enfrentar los poderes de sus países. Mujica exguerrillero del izquierdista Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros en la década del 60 y Castro en la del cincuenta alentado por ideas de grandeza y poder absoluto que cobraron cuerpo una vez que se convirtió en el Dictador más nefasto del continente Americano.

Nadie sabe de qué van a hablar esos dos revoliqueros pero no podemos descartar la idea de que animados por el entorno de celebración del asalto al Cuartel Moncada, ambos evoquen la época en se arrojaron a cambiar sus entornos a tiro limpio y fueron a prisión. Y desde luego con una sola diferencia, Mujica cumplió diez años de cárcel en aislamiento y bajo difíciles condiciones y Castro sólo estuvo unos veintidós meses en una celda colmada de consideraciones y bondades penitenciarias.

Mujica podrá hablar mucho de sus acciones pasadas como guerrillero y quién sabe si mostrar, las cicatrices de varios balazos que recibió en su cuerpo. Por su parte el Dictador no tiene mucho que contar de esas proezas.

Castro a diferencia del uruguayo, nunca recibió un rasguño, ni cuando corría entre los manglares de la zona por donde desembarcó en el Granma, para refugiarse en las montañas cubanas y esperar que otros le hicieran resistencia al fuego y plomo del ejército que los perseguía.

En esa contienda exhibicionista de mostrar “hazañas y trofeos” Fidel quedará muy mal parado porque sus cicatrices, propias del bisturí del cirujano, bordean regiones del cuerpo que por lo regular nadie muestra.

Con solo echar un vistazo a las páginas de Google se puede recorrer la hoja de vida de Mujica. El tupamaro uruguayo fue apresado cuatro veces y, en dos oportunidades, se fugó de la cárcel de Punta Carretas. Fue uno de los dirigentes tupamaros que la dictadura cívico-militar tomó como «rehenes», lo que significaba que serían ejecutados en caso de que su organización retomara las acciones armadas.

Los dos tienen un pasado que nadie querría imitar, es cierto, pero a la ahora de pesar acciones criminales, en la poltrona de la Habana hay un anciano malvado difícil de superar.Fidel-Castro-AFP

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Es la frontera transparente donde no hay jerarquías ni distancias, solo la memoria de una nación a la que sigo atada por los lazos del arcoíris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s