Las huellas del ‘cambio’ en una dama de Blanco

Las calles más populosas y transitadas de La Habana por donde pasan cada domingo las Damas de Blanco no son los lugares que escoge la dictadura para mostrar hasta donde van a permitirle ‘ciertas libertades’ a la ciudadanía.

En Cuba adentro el golpe es más fuerte el golpe, la humillación.Allí donde la prensa acreditada no llega y una foto o un testimonio demora días en salir a la luz pública por las dificultades que enfrentan los cubanos para acceder a Internet y publicar, la ‘lucha pacífica’ es pura y dura.

El testimonio de Leticia Ramos es uno más de lo que ha tenido que soportar esa joven de cuerpo delgado y aparentemente frágil pero de uno voluntad de acero.

La representante de las Damas de Blanco en la provincia de Matanzas, Leticia Ramos Herrería, y otras 6 mujeres de esa agrupación opositoras, fueron arrestadas violentamente en la ciudad de Cárdenas el 19 de marzo.

Las Damas de Blanco habían asistido a misa para recordar el décimo aniversario de la Primavera negra de Cuba en el 2003 y para orar por la libertad de todos los presos políticos.

Las siete activistas fueron golpeadas e insultadas por los oficiales de esa ciudad y las mantuvieron detenidas por varias horas. De las siete mujeres 5 fueron liberadas en horas de la tarde pero a Elizabeth Pacheco y a Leticia Ramos las retuvieron hasta las 9.00 pm según dijo en llamada telefónica a Radio República horas después de liberada .

Leticia Ramos Herrería ha sido detenida en varias ocasiones por la policía política que ha tratado de impedir que asista a eventos convocados por la oposición y las Damas de Blanco. En septiembre de 2012 , cuando se trasladada de Cárdenas a La Habana fue detenida junto a su esposo mientras estaban a bordo de un autobús público por cuatro agente de la policía política, dos conocidos por “Kenny”y “Cao” y dos que no se identificaron. En esa ocasión la joven protagonizó una protesta pública y fue maltratada y le confiscaron su teléfono celular.
Leticia Ramos, 23 de marzo de 2013Leticia Ramos H, golpes y escoriaciones en la espalda. 23 de marzo de 2013(1)

========================================

Este es el testimonio que ofreciera Leticia Ramos al Directorio Democrático vía telefónica a pocas horas de haber sido liberada.

Me arrastraron, me metieron en otro auto patrulla, donde estuve aproximadamente 45 minutos cerrada, sin poder respirar casi. Ahí nos sacaron una a una y nos llevaron para un almacén, un taller, y nos quitaron a la fuerza nuestros pulóveres con la imágenes de Laura Pollán Toledo. Cogieron los puloveres para limpiarse las botas los policías, limpiaron los carros y después dijeron que los iban a quemar. Fue un gran bochorno y una gran ofensa hacia nuestra líder Laura Pollán Toledo y para nosotras las Damas de Blanco.

Ahí nos volvieron a introducirnos en los autos patrullas y por espacio de una hora y media fue trasladada la Dama de Blanco Elizabeth Lama Pacheco para el poblado de Calimete y a mi para el poblado de Martí, donde estuve detenida hasta las 9:00pm de la noche. Sobre las 2:00pm, me sacaron del calabozo y me llevaron para una oficina con el jefe de la Seguridad del Estado en la unidad, llamado Miguel Ángel. Otro de la Seguridad me estaba filmando y la misma oficial negra que me golpeó estaba ahí, otra oficial tomándome las declaraciones y otro oficial de Martí, me llevaron para otra oficina. Me grabaron. Esta mujer de piel negra volvió a propinarme otra golpiza delante de todos estos oficiales y nadie intervino. Estaban filmándolo todo y ella me decía que yo había agredido a la otra oficial “La Jimagua”, es una gran mentira para que yo le diera a ella, o algún gesto de desobediencia porque no tienen ninguna prueba. Ellos fueron los que me estaban golpeando todo el tiempo. Es una acusación falsa contra mí, me dijeron que me iban a procesar por lesiones a la oficial “La Jimagua”. Me dijo el oficial Miguel Ángel que estaba bajo “peligrosidad social”.

Fui llevada de nuevo al calabozo, estuve ahí hasta las 9:00pm de la noche, cuando fui liberada. Me llevaron hasta el poblado de Máximo Gómez y ahí me dejaron abandonada hasta que pude coger un auto y llegar a la ciudad de Cárdenas, donde me acompañó un hermano de ese pueblo, porque yo estaba en muy malas condiciones. Fui al hospital de Cárdenas y me vio el traumatólogo y me vio el ortopédico. Tengo afectada dos vértebras de la cervical y un traumatismo lumbar debido a todos los golpes. Ellos saben que yo tengo una hernia discal en la columna y todos los golpes fueron contundentes por ahí, y por el pecho. Me falta hasta el aire, casi ni puedo hablar del dolor tan inmenso en el pecho de los golpes.

Anuncios

Autor: Idolidia Darias

Periodista cubana radicada en Miami desde 2004. Estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Autora del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar” y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”. Es autora del blog

1 comentario en “Las huellas del ‘cambio’ en una dama de Blanco”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s