Metales pesados: sobreimpregnación en niños por cereales es el título de un artículo publicado en https://www.francesoir.fr/

Por la importancia del tema aquí les dejo un segmento del mismo y si deseas puedes ir al sitio original (en Frances aunque puedes usar el traductor).

Ciertos alimentos, cargados de ingredientes no saludables, exponen a los consumidores a ciertos metales pesados. Los últimos resultados del estudio ESTEBAN ( Estudio de salud sobre medio ambiente, biomonitoreo, actividad física y nutrición) muestran que determinados productos consumidos contienen arsénico, cromo, cobre, níquel y mercurio. Este es el caso de los cereales que suelen consumir los niños en el desayuno, que están demasiado impregnados de cadmio, alerta Public Health France.

Abordar los productos afectados para combatir la sobreexposición a metales pesados

Gracias a este estudio, Public Health France midió el grado de exposición a 27 metales, lo que indica su presencia en el cuerpo de los adultos y, por primera vez a nivel nacional, en los niños. 

En el estudio participaron 1.104 niños y 2.503 adultos de 6 a 74 años para poder cuantificar la presencia de metales y así identificar los alimentos que los contienen. Para Geneviève Chêne, Directora General de Salud Pública de Francia, la aplicación de medidas destinadas a reducir la exposición de la población en general a estas sustancias, actuando en particular sobre las fuentes de exposición, es “todavía necesario hoy”, dado que los metales pesados ​​son los fuente de varios efectos adversos para la salud: carcinogenicidad, efectos óseos, renales, cardiovasculares y neurotóxicos.

En Francia, más exposición a metales pesados ​​que en la mayoría de los países extranjeros

El estudio muestra que la exposición a metales pesados ​​afecta a todos los participantes, y que los niveles de arsénico, cadmio y cromo medidos en adultos fueron más altos que los medidos en el estudio ENNS en 2006- 2007. Además, los franceses presentarían niveles de metales más altos que los que se encuentran en la mayoría de países de Europa y América del Norte (a excepción del níquel y el cobre).

Pescado, cereales y verduras orgánicos, señalados como las principales fuentes de metales pesados

Según el estudio, el consumo de pescados y mariscos influye en las concentraciones de arsénico, cromo, cadmio y mercurio. Se dice que los cereales, populares entre los niños durante el desayuno, son la principal fuente de cadmio. Las hortalizas procedentes de la agricultura ecológica son la principal fuente de cobre.