Los cubanos sabemos bien de que va todo eso y en China no hablar.

La administración Biden ordenó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que cambien los términos en los que se refieren a quienes ingresan ilegalmente al país, prohibiendo hablar de “inmigrante ilegal”.

Según el reporte de la periodista María Sacchetti para  The Washington Post “la administración Biden ordenó a las agencias de inmigración de Estados Unidos que dejen de usar términos como “extranjero”, “extranjero ilegal” y “asimilación” al referirse a inmigrantes en Estados Unidos.

El cambio se detalló en memorandos enviados el lunes a los jefes de departamento del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y Aduanas y Protección Fronteriza, los principales encargados de hacer cumplir las leyes federales de inmigración en el país.

Entre los cambios: “extranjero” se convertirá en “no ciudadano o migrante”, “ilegal” se convertirá en “indocumentado” y “asimilación” cambiará a “integración”, destaca WP.

Biden propuso eliminar el término extranjero de las leyes federales de inmigración en el proyecto de ley de ciudadanía que envió al Congreso en su primer día en el cargo.

En la misma línea, los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron una legislación en enero para prohibir el uso del término “extranjero ilegal” y “extranjero” en las leyes y documentos federales.

Ese tipo de imposición que atenta contra el lenguaje tradicional, no se ve solo en el ámbito político, sino también en el ambiente educativo y periodístico, senala BLes.com.

Sin ir más lejos, a mediados de marzo, en una actualización de su estilo editorial, los empleados del Wall Street Journal pudieron acceder a una notificación la cual especifica que si bien se permitirá a los reporteros continuar utilizando el término “inmigración ilegal” para describir el proceso de llegada y permanencia de extranjeros ilegales en los EE. UU., Ya no permitirá que se describan individuos como “ilegales” o “inmigrantes ilegales” en un esfuerzo por luchar contra las etiquetas.