Pinchazos cada tres meses, cuatro mascarilla a la vez, doctores diciendo que esos bozales son más dañinos que el coronavirus, en fin … pareciera que esta historia es interminable como la novela de Michael Ende.