Miraida Martín

“Presten atención a lo que está sucediendo en la sede principal de UNPACU en el reparto Altamira de Santiago de Cuba. Niños y ancianos golpeados y detenidos solo por acercarse a buscar atención médica y alimentos, activistas multados, actos de repudio, mantienen casi incomunicados a José Daniel Ferrer, familia y activistas que permanecen en la sede de la organización”.

“La labor que realiza el líder de la Unión Patriótica de Cuba y sus activistas en Altamira está mostando grandemente al régimen y es por eso que aumentan la represión en contra de nuestra organización, todo lo que moleste al régimen comunista es bueno para la causa por tanto creo que todo aquel amante y luchador por la libertad y la Democracia de nuestro pueblo debería por lo menos denunciar la situación por la que estamos atravesando es hora de unir fuerzas y acabar de una vez con esta dictadura”.

Entre los menores afectados se encuentran los hijos de la activista de UNPACU Niuvis Vicet, una niña de 14 años, retenida cuando intentaba llegar a la sede en busca del almuerzo diario, y su hermano de 11 años, amenazado con prisión si no tiraba la comida que acababa de recoger para alimentar a la familia.