La historia es interminable

ETECSA y Nauta.cu detrás de cada violación del derecho a la Internet.

El peligro de “hackeo” de correos electrónicos y redes sociales a los cubanos está presente cada vez que se conectan al Wi Fi de su localidad o barrio ( única opción cara lenta y vigilada que ofrece la dictadura). Nadie se puede escapar de ese peligro porque el que tiene el pan y el cuchillo en la mano es el que corta  por donde mejor le conviene y a la hora que le parece.

Lo ocurrido en varias cuentas de Facebook  de activistas, hackeadas descaradamente es grave, como grave han sido otras acciones organizadas por el ejército de informáticos que tiene el régimen para actuar contra los que  le hacen resistencia.

Arianna López, Jonniel Oyá y Alexeis Mora enfrentaron iguales intromisiones en sus perfiles y presumiblemente también  el de Loreto Ogun y Jany Corrales. Todos activistas del Frente de Resistencia Cívica.

Leonardo Rodríguez de Camajuaní en Villa Clara pasó por los mismo. Le hackearon la cuenta de Facebook y aparecieron publicaciones supuestamente hechas por él que lo podrían haber enemistado con opositores con los que mantiene una estrecha relación de amistad.

La historia es interminable y empeorará. Rusia está lejos en geografía pero cerca en el corazón de los “viejos tiranos dioses” y los “nuevos dioses tiranos” de la isla.

Más de un año estuve advirtiéndolo por todas las vías que pude y no dejaré de seguir haciéndolo.

Google… Yandex … Baidu… cortafuegos…

Aquí les dejo el enlace de un artículo publicado en  Diario de Cuba donde hay información que me ayuda a fortalecer mis argumentos.

Destaco algunos párrafos…

Se trata de un proyecto de ley actualmente tramitado en el Parlamento ruso para dotar al país de una internet independiente.

Dicho proyecto, en nombre de la lucha por la seguridad informática, prevé que los sitios rusos funcionen sin tener que acudir a los servidores extranjeros. Esto se traduciría, entre otras medidas, en un control centralizado de los proveedores de internet, en la reducción a mínimos de la transferencia al extranjero de los datos intercambiados entre usuarios rusos, en la filtración del tráfico en la red y, en caso extremo, en el cese del flujo de servicios y contenidos virtuales procedentes del exterior.

El objetivo sería lograr una internet rusa “soberana”, desconectada del mundo. 

Algunas pruebas ya han sido realizadas en este sentido. En octubre pasado, durante las protestas que agitaron la república caucásica de Ingusetia, internet fue cortada varios días, poniendo en sordina la región.

No obstante, este proyecto suscita serias dudas en cuanto a su realización a corto plazo. A diferencia de China, que desde el principio construyó su propia internet, Rusia está totalmente integrada en el diseño global de la red. 

Por ejemplo, sus principales firmas en el sector, como Yandex, tienen servidores en el extranjero, mientras que multinacionales, como Google, tienen servidores en Rusia. El aislamiento virtual acarrearía perturbaciones imprevisibles. 

Internet: primero los que se portan bien

cable Venezuela-Cuba

El acceso a Internet para los  cubanos será en poco tiempo menos caro y más posible, sólo que como es de esperar en un país con décadas de experiencia en condicionar credos, ese acceso  lo tendrán aquellos que “se portan bien o que hagan votos de  fidelidad con la dictadura”.

En las últimas semanas saltan los comentarios desde  Cuba. “Ya le  pusieron internet   en la casa a María’,  me cuenta una amiga. Y no me extraña porque  María  siempre fue dirigente de dependencias del gobierno y antes tenía la conexión en el trabajo pero como tiene teléfono de línea fija  ahora es de las primeras a las que se  lo permiten.

Ella -María-  como otros miles de cubanos, durante años dieron muestras de fidelidad y compromiso “a la causa “revolucionaria” y los seguirán dando para “no buscarse problemas”, me comentó Felicia.Los disciplinados, obedientes y revolucionarios tuvieron esos beneficios en sus trabajos  o centros de estudio y los seguirán teniendo ahora que el cable de fibra óptica anda por la isla con más posibilidades de ampliación. En ese grupo están los escritores, dirigentes provinciales y municipales de cultura.

Algunos médicos y enfermeras (de probada fidelidad al régimen y que tienen en su haber misiones internacionalistas) tendrán internet también  y así, poco a poco, se irán sumando los que trabajan en dependencias del gobierno y no tienen un alto rango.

La empresa Renesys publicó en su blog que la compañía española Telefónica ha empezado a prestar servicios a la empresa de telecomunicaciones del régimen cubano, ETECSA, para la conexión de la Isla a Internet.  De acuerdo con los hallazgos de esta compañía, que monitorea el tráfico en la red, los españoles prestan un servicio que, al mismo tiempo, confirmaría que el cable de fibra óptica procedente de Venezuela ya está operativo, aunque no totalmente.  

Agencia Reuters acreditada en la Habana dijo este 22 de enero que   la velocidad de las transmisiones por internet del buró de la  agencia  aumentó significativamente. Al   parecer porque ETECSA, la estatal empresa de telecomunicaciones de Cuba, única proveedora de servicios de telefonía e internet en la isla,  comenzó a vincular a sus clientes al cable, explica la nota en referencia al cable de fibra óptica ALBA-1, financiado por el Gobierno de Venezuela.

Disidentes, opositores, miembros de la sociedad civil seguirán dependiendo de amigos y de manos que tras bambalinas ayudarán un poco a que la información circule.

Pero mientras el cable acabe de irrumpir en la vida de más ciudadanos que haceun año atrás en las calles de la Habana nadie conoce si estos reportes son ciertos dijo Manuel que considera que cuando el gobierno comience a permitir que los que trabajan para el estado tenga internet será solo a los que ellos designen.

“Nosotros seguiremos dependiendo de amigos  que nos permitan desde sus cuentas acceder o seguiremos pagando altos precios por una hora de conexión”, dijo Arabel que hace dos meses no actualiza su blog a pesar de vivir en la capital porque nopuede pagar los altos precios para conectarse desde un cibercafé.

 El tema de la limitación  de  los derechos ciudadanos  del hombre y el condicionamiento de algunos de ellos  según la  forma de pensar  del individuo  seguirá siendo una asignatura pendiente en Cuba, que se mueve, cambia, pero no al ritmo que quisieran los demócratas, ni en la dirección que desean los librepensadores.

instalacione del cable Venezuela Cuba