Crónica manzanillera

UNA CRÓNICA QUE LES DEBÍA: EL DRAMA DE UN MÚSICO EN MANZANILLO /Giordan Rodríguez Milanés.

“Giordan, hermano, préstame 500 pesos”. Lleva la desesperación en el rostro. Tartamudea aunque no padece ningún trastorno del habla: “Es que mañana me cortan la electricidad, si no pago; debo la factura del teléfono, en casa lo único que hay es arroz y fongo”.

Como al gran amigo mío que es, me permito regañarle: “Coño, compadre, pero en qué te estás gastando la plata? Ya tu no bebes alcohol, casi ni fumas… Y entonces?”

Estalla.

Normalmente es un hombre apacible, sereno.

Estalla.

Se permite hablarme de ese modo por el gran amigo que soy para él: “Cojones, porque el centro provincial de la música de Bayamo me debe diez mil pesos, caballo, diez mil pesos: dinero acumulado desde febrero de este año”.

segemento facebook público de Giordan Rodríguez Milanés

Enseguida se me ocurre un titular: “DIRECTOR DEL CENTRO PROVINCIAL DE LA MÚSICA DE GRANMA, MIENTE A LA CONFERENCIA PROVINCIAL DEL SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA CULTURA”.

Los seguidores de este muro, seguramente recordarán que durante el mes de marzo se realizó en Bayamo la conferencia provincial del sindicato de los trabajadores de la cultura, en la cual varios músicos plantearon su inconformidad con el impago por sus presentaciones públicas debidamente contratadas con entidades estatales -y el propio gobierno- y ejecutadas, una deuda millonaria que el Centro Provincial de la Música -institución que los representa legal y económicamente-, tenía -tiene aún, al parecer-, con ellos.

En aquella oportunidad, el director de esa “institución”, prometió que la deuda se saldaría en abril, antes del Primero de Mayo. En un análisis posterior que se hizo con las autoridades provinciales, de los compromisos en saludo al Día Internacional de los Trabajadores, se dio como cumplido el acuerdo: simplemente, MENTIRA.

Si BIEN SE LE PAGÓ UNA IMPORTANTE SUMA DE ADEUDOS A LOS MÚSICOS GRANMENSES, el Centro de la Música no se puso al día con los pagos, en la mayoría de los casos, y en otros -como mi amigo, uno de los más importantes pianistas, directores de orquesta y arreglistas de esta provincia-, le fueron soltando “buchitos” bajo la promesa de que: “el mes que viene sale lo otro”.

“Pero nunca sale completo, Giordan, compadre, y el mes pasado, por ejemplo, no salió nada… y ya me tienen hasta…”

Algunos artistas, en la misma situación de mi amigo, advirtieron a funcionarios del Centro Provincial de la Música de Bayamo que dejarían de pagar el porciento de representación que por cada actividad le entregan a esa “institución”, y la respuesta fue -además de un chantaje-, tajante: “Entonces te damos de baja del catálogo”.

En mis andares investigativos, encontré a alguien muy exitoso económicamente aunque no tan bueno como músico -al que el Centro Provincial no le debe un centavo-, que me explicó: “Yo no tengo ese problema, Giordan… Lo que algunos no hacen es dejarle una platica a los económicos, para que me garanticen lo que me he ganado”. No descarto que sea un alarde de ese “alguien”, de su capacidad de soborno, de sus antivalores, pero el hecho concreto es que, antes, las nóminas de los músicos especificaban qué actividades les estaban pagando con fecha de realización y todo, y ahora -convenientemente-, no, lo que deja abierta la posibilidad de que el dinero por la actividad que hiciste lo haya pagado la institución beneficiada, y vaya a parar al bolsillo de ese “alguien”que, como dice, “le deja una platica a los económicos”, porque el suyo no haya entrado todavía, y en ese trampa esté mi amigo, desesperado porque le cortan la electricidad y el teléfono, que me lo cuenta mientras un socito -de esos que te sueltan información para ver si en este muro me voy con la de trapo-, se “mete” en la conversación y dice para que lo oiga: “Y eso que ustedes no saben que quieren traer al carnaval a “Los Guaracheros de Regla” por 150 mil pesos…

Podría jurar que mi amigo se pone a punto de echarse a llorar.

“Creo recordar que era Viernes Santos”

Por Armando de Armas (no me canso de pedirle que abra un blog).

29595301_1801797896507364_7629583169531633206_n“Creo recordar que era Viernes Santos. Es una escena que he recreado en mi novela La tabla. Fue a finales de los setenta. En tiempos del comunismo parasitario floreciente y del ateísmo militante; recuérdese que apenas una década atrás unos treinta mil jóvenes, muchos de ellos por ser religiosos, habían pasado por los campos de concentración de las tristemente célebres UMAP. Éramos unos veinte peludos, o pelúos, como despectivamente nos nombraba el pueblo enardecido y chivatiente, éramos adolescentes o muy jóvenes. Íbamos a pie por la carretera de Pasacaballos a Rancho Luna en Cienfuegos. Apenas vestidos con unas mínimas trusas y descalzos, el sol del mediodía rajaba, aplomaba y aplanaba la tierra; la carretera era una brasa ardiente bajo nuestros pies; casi levitábamos para evitar las ampollas en las plantas. Algunos eran mis amigos o conocidos, entre los primeros creo recordar a Fuacata, de Pueblo Griffo, y a Flores, de la calle San Fernando, entre los segundos a uno que le decían El Arlequín, del pueblo de Palmira, que ya había estado en la prisión por prófugo del Servicio Militar Obligatorio.

De pronto alguien, no recuerdo quién, quizá yo mismo, toma un grueso y largo madero de la cuneta, otro le sigue y toma otro más corto, y todos, como compulsados por una fuerza del inconsciente, pues nuestra nociones de religión eran mínimas, tomamos bejucos de la manigua y nos damos a la inusitada tarea de componer una enorme cruz, después con nuestras ropas que portábamos atadas al cuello armamos un muñeco que sería el crucificado, el Cristo, y marchamos en procesión los varios kilómetros que separan el Hotel de Pasacaballos de la playa de Rancho Luna. Recuerdo que desde muchos autos nos pitaban en señal de aprobación. Al arribar a Rancho Luna unos aparentes turistas, alemanes o franceses, nos tiraron muchas fotos. Posamos arrodillados en fila con el brazo derecho extendido hacia delante y la cruz al frente. Uno de ellos me confesó que harían un reportaje acerca de cómo la religiosidad aflora aún en lugares donde se le reprime, o suprime, como en Cuba.

Por la loma de la carretera de Rancho Luna, viniendo de Cienfuegos, se sintieron las sirenas y vimos unos tres carros patrulleros que descendían una exhalación hacia la playa. Le dije al aparente turista, ahora periodista, que ocultará su cámara. Dejamos la cruz con su crucificado en la arena y nos dispersamos entre la multitud. Recuerdo que en cuanto pude me tiré al agua y nadé hasta la zona de los manglares. Tenía sed y cuando se fuera la policía procuraría a toda costa tomarme una cerveza. Ni pensar que podría recuperar la ropa que había configurado el cuerpo de Cristo. Seguramente los segurosos se la llevarían en trofeo tras destrozar la improvisada cruz. Todavía sigue siendo un misterio para mí el cómo nos pusimos de acuerdo para hacer aquella procesión. No recuerdo un plan ni que ninguno de nosotros fuera católico de misa, más allá de ser bautizados como era mi caso. Pienso que pudo ser un mandato del más allá; lo divino que se manifiesta y actúa en el más acá”.

Tomado de Facebook de Armando de Armas.

Armando de Armas

Hijas indagan acerca de padre fusilado

Tomado de Facebook / Luis G Infante / Preso Políco #34028

“Una conmovedora escena se vivió en la Asamblea del PPHC del mes de noviembre 2017, cuando la hija de un fusilado por la tiranía castrista se presentó ante nosotros para indagar por su padre.

La señora Gloria Rodríguez no conoció a su padre que se nombraba Félix Espinosa Alvarez y busca por todos los medios por alguien que lo haya conocido; hasta ahora no lo ha logrado.

Su padre era natural de San José de los Ramos en la provincia de Matanzas y según alegaciones fue fusilado en la Cabaña en el año 1965 y sus restos se encuentran en el Cementerio de Colón. Durante su estadía en Cuba, sus familiares nunca pudieron obtener información fidedigna con relación al caso.

Con anterioridad a la Asamblea, Gloria se había dirigido al Presidio Político Histórico Cubana (PPPHC) y en nuestra búsqueda encontramos en Cuba Archive que la causa de Félix Espinosa Alvarez sería la 1025 de 1965.

Cuba Archive se refiere a varias fuentes de información en las que aparecen referencias acerca de esta persona.

24058997_507538319645022_4581907336412904077_nEse día de la comparecencia de Gloria en el PPHC y que estuvo acompañada por su hermana Oslaida, en iguales condiciones, se desveló la foto de su padre que hasta ahora no se conocía.

Estamos apelando a quienes tengan cualquier información, ya sea quien haya pertenecido a esa causa política, o haya coincidido en la Seguridad del Estado o en cualquier otra prisión o lugar, que se dirija al Presidio Político Histórico al 305-858-3789, o a nuestro correo electrónico ppchistorico@gmail.com o por FaceBook.

FOTOS:
1- Félix Espinosa Alvarez.
2- Oslaida (izq.) y Gloria (der.) desvelan la foto de su padre. Las acompaña el pte. del PPHC José L. Fernández.

24177088_507538612978326_2312936124106982778_n

Armando de Armas: no hubo una derecha cubana

Por Armando de Armas (Tomado de Facebook): Bueno, como los cubanos tienen la fea costumbre de lo fácil, de fusilar, copiar y no citar, a cada rato tengo que recordar que dediqué años a pensar e investigar para arribar a la conclusión acerca de que no hubo una derecha cubana, al menos desde la revolución del 33 para acá y que, como un desove de esa sociedad, no hubo y no hay tampoco una derecha en el exilio o la oposición anticastrista. Acá les dejo un fragmento de mi libro Mitos del antiexilio, publicado originalmente en 2007, donde hablo de esa falta fatal de una derecha cubana. Así que ya saben dónde encontrar la tesis original al respecto.

PORTADA_PINOCHO_BRAVO[1]“Paradójicamente no existe una derecha en el exilio; al menos no lo que pudiéramos llamar un pensamiento de derecha representativo de la masa desterrada. Hay sí expresiones, procedimientos o actitudes de derecha, o que la izquierda procura enmarcar dentro de la derecha en su afán descalificador del anticastrismo. Lo primero que sorprendería al observador no avisado que llegase a Miami es que la mayoría de las organizaciones y personalidades del anticastrismo más militante han sido, o se han definido como revolucionarias. Muchos han llegado al punto de disputar el revolucionarismo a Castro; ¡son ellos y no Castro los auténticos revolucionarios! De ahí que, por ejemplo, dos de las organizaciones más duras del exilio en el enfrentamiento armado al régimen de La Habana se nombrasen orgullosamente Movimiento de Recuperación Revolucionaria y Rescate Revolucionario, de Manuel Artime y Antonio (Tony) Varona, respectivamente. De ahí la tesis de la revolución traicionada que sostienen figuras tan respetables como el Comandante Huber Matos.

Es por ello que la lectura desprejuiciada del programa de gobierno que aplicaría en Cuba libre una organización como Alfa 66, catalogada como de extrema derecha, llevaría a ubicarla más bien en el terreno ideológico de una socialdemocracia bastante radical. En el caso de Alfa 66, y de cualquier otra organización que proclame la lucha violenta y no sea comunista o afín al comunismo, ocurre que la izquierda confunde convenientemente método de lucha con ideología; si son violentos y no son marxistas, ¡faltaría más!, son de extrema derecha; cuando la verdad es que esa nebulosa zona del laboreo político que conforma la izquierda sería la única en la historia que ha desarrollado una metodología científica de la violencia para la toma y mantenimiento del poder; sostenida además sobre una filosofía que se proclama inapelable en la explicación, manual de por medio, de cada uno de los fenómenos de la compleja y resbaladiza realidad. Me refiero a la lucha de clases y el Marxismo-Leninismo, respectivamente.

PORTADA_PINOCHO_BRAVO[1]No por gusto fue el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) uno de los más importantes y populares de la segunda mitad de vida republicana en la isla. No por gusto, además, las lides electorales en la más grande de las Antillas, al menos después de la Revolución del 33, se librarían siempre entre la izquierda y la izquierda; aunque quizá, y esto es lo peor, sin conciencia cabal entre los partidos y coaliciones de por dónde iban los tiros ideológicos; y llegados a los tiros ideológicos quizá sea adecuado aventurar la hipótesis acerca de que, probablemente, entre los factores que llevarían a la pérdida de la República democrática y a la instauración del comunismo se encontraría la ausencia de un pensamiento de derecha en la isla; al punto de que para encontrar algo parecido en la historia de esa isla haya que remontarse a la primera mitad del XIX; con prohombres de la estirpe de José Antonio Saco y Francisco de Arango y Parreño (¡la mente más brillante de Cuba al decir del historiador Manuel Moreno Fraginals!), nucleados en torno a instituciones y publicaciones como la Sociedad Económica de Amigos del País y el Papel Periódico de La Habana”.