Archivo de la categoría: Otras Publicaciones

Escambray y la pobreza como herencia

Tomado de Facebook de: Osmel Rodriguez Diaz‎:

“Esta es la tienda de la localidad de Pico Blanco, está sin techo desde hace más de un mes, o sea, mucho antes del paso de la tormenta, los productos se venden en la casa de administrador, por cierto, la harina para el pan no alcanza y hay que hacer pan un día sí y dos no, me dicen desde el lugar que hay muchas casas destruidas por el tiempo y sin mantenimiento, por eso varías familia están en los albergues militares, en condiciones precarias y otros muchos han tenido que emigrar del lugar y dejar fincas abandonadas, así van las cosas en nuestro municipio y en nuestra isla, por eso los cubanos se van para cualquier lugar del mundo”.

¿Podrá el “moropo cubiche” entender a Heidegger?

Angel Callejas de Velazquez  Tomado de Facebook de Angel Callejas 

«Cuando yo muera, lo que tú deberás hacer será sellar todo lo que dejo, amarrarlo y clausurarlo durante cien años en un archivo. La época todavía no está lista para entenderme», escribió el ex-nazi Heidegger un año antes de morir, en 1976, a su hijo Hermann. Se trataba de los crípticos y exotéricos «Cuadernos Negros» de 1931-1976.

Fritz Heidegger, hermano del filósofo de la Selva Negra aludía a estos cuadernos en una carta a Hugo Friedrich en 1950 en los siguientes términos:

«Heidegger es completamente él mismo en los manuscritos propios (no en las lecciones y conferencias); estos propios manuscritos están aquí casi intactos, solo pocos han sido transcritos. Aquí aparece aquella actitud fundamental que debería ser principio y fin de todo filosofar; yo la llamo desde hace tiempo humildad. Aquí, en estos manuscritos se hallan ocultas las preciosidades y delicias del pensar heideggeriano. Espero que permanezcan ocultos largo tiempo”.

A partir del 2014 se comenzó a publicar los primeros 4 tomos de los Cuadernos Negros en Alemania, y las primeras traducciones en español en 2018.

En un lugar de esos Cuadernos se lee:

«Si la política como tal elige un «almazon» entre Estado, técnica y olvido del Ser, como un mismo fenómeno, es posible comprender la igualación metafísica entre americanismo, y su democracia liberal; bolquevismo, y el comunismo; y del judaísmo, esto precisamente porque lo que está en juego es la organización total de la existencia, la manipulación y acopio para la explotación y el cálculo. Todos estos son modos predominantes en que se organiza el predominio de la imposición y la maquinación del hombre y el mundo, es decir, la historia».

¿A qué se refería Heidegger con el armazón? Ni usted ni yo tenemos el «moropo» para entenderlo. Puedo sugerir una idea, quizás descabellada. Ni el «sujeto capitalista» ni el «sujeto liberal», ni el «sujeto comunista- socialista», ni la «democracia liberal» son sujetos de diferenciación. Todos juntos constituyen la misma mierda política.

¿Hacia dónde se dirigía Heidegger? Se lo cuento en un próximo post.

A Rigoberto Acosta “El Cuero”, hoy quiero recordarlo

Luis Infante : Rigoberto Acosta “El Cuero” , es uno de los expresos políticos que más nos hizo reír en cualquier lugar, en cualquier situación. Hoy quiero recordarlo con algo que escribí cuando murió en mayo del 2010.

rigobertoacosta

Mayo 2010 (+). “Anoche se efectuaron las honras fúnebres de Rigoberto Acosta “El Cuero” (+). Como era de esperarse, la funeraria estuvo llena desde las 6 pm hasta las 12 y algo más de la noche. Fue un fluir constante de ex presos y otras familias que de alguna forma fueron recipientes de la atención o los cuidados de Rigo.

Presos que raramente se ven en las funerarias u otros lugares ya sea, por apatía o por dificultades a la hora de trasladarse estuvieron allí. Viejos y aguerridos compañeros con bastón o caminando con dificultad; unos víctimas de infartos cardiacos, otros con mal de Parkison, con diabetes y no sé cuantos otros males propios de la edad, no pudieron faltar a esta cita del agradecimiento y del compañerismo de prisión.

El Cuero era un personaje, su risotada peculiar fácil y burlona propia del “jodedor cubano”. Escribo estas líneas porque verdaderamente los que le conocimos y compartimos con este legendario prisionero lo vamos a extrañar con su sentido del humor a disposición de todos. No importa cual fuera la situación, la ibas a pasar bien. Si estábamos en una huelga de hambre prolongada como en Nieves Morejón, si tenías al Cuero cerca estaba garantizado que ibas a pasar hambre, pero riéndote todo el tiempo.

Si te tocaba subir en un barco en una misión, no importa cuan alta fuera la ola, en la proa o la popa iba el Cuero improvisando disparates para entretener y disipar los temores. Cuando en un Home de personas mayores, uno de ellos no quería alimentarse, llamaban al Cuero y cada cucharada de sopa iba acompañada con una dosis de humor que hasta los más renuentes cedían ante su petición.

En la funeraria fue como siempre, los presos recordando las cosas del “Látigo”; grupos que estaban riéndose con anécdotas y reminiscencias, como lo hacia él, de momento sin nadie decir nada nos trasladábamos hasta el féretro y permanecíamos callados observándolo. Hoy en la mañana fue el entierro y cuando verdaderamente nos aflojamos fue cuando cerraron la tapa del féretro en la funeraria y desapareció el rostro de Rigo.

Fue una larga cordillera de carros, todos con dos o más personas como pasajeros, hasta el cementerio donde fue sepultado en uno de los espacios del Presidio Político Histórico para sus miembros. Breves palabras de despedida por el pte. del Presidio Histórico Rodolfo San Román y de Reynaldo Aquit por otra representación. También hablaron Emelina Núñez y Alberto Grau. El Himno nacional y la Montaña.

Todos de regreso a lo cotidiano, pero nos acompañaba y lo que seguramente no olvidaremos las risotadas del Cuero, no importa cual cuál fuera la situación, si de esparcimiento o de peligro.

Luis G. Infante PP#34028

Corrían los años de la década de 1980. Los nicaragüenses de la “Contra” combatían la feroz tiranía de los hermanos Ortega, por ese entonces se creo callada y clandestinamente la Brigada Internacional Anti-comunista. Rigoberto Acosta, El “Cuero” o “El Látigo”, como prefieran llamarlo se enroló en ella en representación del Presidio Político Histórico y a las selvas del Frente Sur de Nicaragua fue a entregar su esfuerzo y empuje en las guerrillas. Sus conocimientos de la lucha guerrillera contra la dictadura de Batista, las experiencias de presidio y su arrojo rápidamente lo convirtieron en Capitán del Movimiento Tercera Vía.

Desde las zonas de operaciones Rigoberto estableció contacto con el Presidio Político Histórico, en numerosas ocasiones enviaba informes y confidencias que eran compartida con la directiva del PPHC, a la vez que desde acá se le suministraba avituallamientos personales y otros enseres solicitados y atendíamos a su esposa.
De aquella época es esta foto donde ya capitán aparece con dos combatientes “nicas” en lo intrincado de la selva.
En el extremo superior izquierdo de la foto aparece el sello de la comandancia de la Brigada Internacional 3ª. Vía.
La foto se encuentra en los archivos del PPHC.

Foto del “Cuero” en Nicaragua. (El de la derecha).
Luis Gonzalez-Infante PP#34028

Crónica de la mordaza pero no al periodista

Oscar Casanella: Amigos, esto no tiene que ver con el SARS CoV-2. 

Este soy yo en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de La Habana donde yo colaboraba en el laboratorio de oncología molecular, antes de que me expulsaran del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), escribió en su perfil de Facebook Oscar Casanella.

casanella

Les confieso que yo extraño mucho hacer ciencia y me siento frustrado profesionalmente PERO lo que no podía yo hacer era dejar de ser yo y romper mi amistad con Ciro Javier Díaz Penedo y con los amigos que conocí gracias a él como Gorki Luis Aguila CarrascoLia Villares y muchos otros.

Desgraciadamente no se puede hacer ciencia por cuenta propia, no se permiten laboratorios privados, ni centros de investigación privada en Cuba pues la ciencia es monopolio del estado.

La dictadura totalitaria cubana controla el trabajo de los científicos y en los centros de investigación, los primeros puntos a priorizar son “la lucha político ideológica”, “la defensa nacional” y como tercer o cuarto punto viene la ciencia y la investigación.

A muchos cubanos la dictadura los pone en un gran conflicto ético y personal al ponerlo a elegir entre su profesión y su vida personal y forma de pensar.

Sueño con hacer ciencia en una Cuba democrática.

El tiempo bisagra /Armando de Armas

En estos días de encierro en casa por lo de la cuarentena y el coronavirus volví a leer  Los naipes en el espejo de Armando de Armas.

Aquí les comparto  el enlace al sitio donde lo pueden comprar y las respuestas que me dio cuando lo llamé para hacerle algunas preguntas sobre  el Deep State,  las teorías de la conspiración, el nuevo orden mundial y  Trump”, temas de los que en estos días la gente habla y escribe.

Me dijo “en mi libro está lo que yo pienso de esos temas  y sobre Donald Trump que no es un tema es… El Fenómeno Donald Trump

El tiempo bisagra

Para finalizar, no podemos dejar de hacer algunas consideraciones acerca de Trump y el entorno epocal que lo desova. Es incuestionable, al atento observador, que grandes sectores de la sociedad estadounidense, más allá del partidismo y las ideologías y sobre todo entre la gente que suda su sustento, se sienten desesperados por las desatinadas resoluciones políticas de la administración Obama y, en consecuencia, no ven ya salida mediante las maquinarias y las metodologías políticas tradicionales.

Así, los movimientos sísmicos que sentimos en la superficie de la sociedad estadounidense que Trump encarna no serían otra cosa que manifestaciones de feroces fracturas y radicales reajustes telúricos en lo más profundo, en el abismo del subsuelo social, allí donde surgen, aguardan y moran los monstruos de la noche mítica; anterior a toda historia.

Esas formaciones físicas, expresiones del plano espiritual, del inconsciente social para usar un término racionalista, no creen ya en los partidos al uso.

Están a la búsqueda de un líder diferente, un mesías si cabe, que pudiera ser lo mismo un iluminado que un demagogo, alguien que diga, sinceramente o no, pero que lo diga, lo que ellos sienten y no saben o no pueden decir.

Este es un periodo histórico excepcional, un tiempo crucial, un tiempo de elegidos, como tantas otras veces en el pasado de la humanidad, pero esos tiempos tremendos, que escapan a todo deber ser, a toda racionalidad, moralidad, humanismo, conceptualizaciones de bien y mal, nociones de grandeza o bajeza, conveniencia o pragmatismo, paren lo mismo un César que un Calígula, un Cristo que un Mahoma; un santo que un satán.

Nada sabemos de por qué uno o el otro, de los míticos mecanismos que los determinan, después vendrán las explicaciones y teorizaciones más o menos descabelladas, más o menos acertadas, pero siempre sobre los hechos consumados, sobre las consecuencias, no sobre las causas, sobre lo físico y superficial, no sobre lo hondo y espiritual; al final, una esquematización montada sobre las apreciaciones y prejuicios, las puerilidades y perversiones, los devaneos y desencuentros, las furias y las frustraciones, las idealizaciones e idioteces de los escribas, historiadores, académicos y estudiosos posteriores.

Nos avocamos a un cambio de época, de paradigma en todos los órdenes humanos, lo que era ya no será, lo que hasta ayer dábamos por cierto ahora nos parecerá dudoso, o falso de toda falsedad, lo que dábamos por bueno e inteligente nos parecerá malo e ignorante, lo conveniente, inconveniente, eso se verá no sólo en la política, el pensamiento, la sociedad y las costumbres sino también, si sobreviven, en las expresiones del arte y la literatura; habrá un regreso a las raíces, todo lo que dilata contrae, lo que va viene, lo que baja sube, lo que muere vive, así, por los ciclos de los ciclos, amen.

Para ser modernos, como ya apuntamos según Kundera, no tendremos otra opción que ser antimodernos. Con el arte y la literatura ocurrirá que de lo pueril, intimista, enrevesado, banal, anatómico, a veces anal, de los últimos tiempos, regresarán a sus fuentes primordiales en que fueron manifestaciones del espíritu, sacras en sí mismas, determinantes sobre el mundo fenoménico; habrá una vuelta a las imágenes pictóricas como herramientas de la magia operacional o a sus sublimaciones de escenas religiosas, primero, o de las grandes batallas, paisajes y personalidades históricas después; a las metáforas de los poemas fundacionales y las narraciones mitológicas primero, y a los poemas épicos y las narraciones epopéyicas después, no literalmente quizá, que tampoco hay que exagerar, pero habrá sin dudas una vuelta a la poética y la novelística del pasado, a las formas tradicionales que se corresponden con los auténticos contenidos de un mandato sagrado detrás de las obras, de los autores que harán esas obras, un mandato del inconsciente, diríamos, para explicar más o menos racionalmente algo que no es racional, pero que permite un mejor entendimiento de lo que decimos.

Todo ello acontecerá, o el arte y la literatura, el pensamiento y la política, la sociedad y las estructuras de gobierno, desparecerán, al menos tal cual han sido en Occidente hasta ahora y por muchos siglos.

Ya estamos nuevamente en los nacionalismos, ya la gente no se declara ciudadana del mundo en la vulgarización globalista y postmoderna de la famosa frase de Sócrates: “Yo soy un ciudadano no de Atenas o Grecia, sino del mundo”.

Más bien se dice o se considera ciudadana no de un país sino de una región, no de una región sino de una ciudad, como se consideraban los hombres de hace muchos siglos en los tiempos de Sócrates, que era un moderno y pronuncia la célebre frase en el contexto de la antimodernidad de la gente común de su tiempo, al considerarse ciudadana de una ciudad. Algo que quedaba reducido al sabio.

Bueno, el sabio griego, considerado uno de los más grandes tanto de la filosofía occidental como de la universal, entronca ahora con los modernos de nuestro tiempo, que van dejando de serlo ante los insospechados giros de la realidad, terca y contrarrevolucionaria, que hace a las personas del siglo XXI declararse ciudadanas de París, Madrid, Miami, Milan, Nueva York, Buenos Aires o Berlín.

Amazon.com/Los naipes en el espejo

Los naipes